Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

crueldad

Página visitada 1.629 veces.

Al menos 150 perros, gatos, gallinas y otros animales, murieron de forma totalmente inexplicable en un pueblo Pirovano, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, revela hoy la prensa local.

exterminio-mascotas-pirovano

Una auténtica muestra de barbarie

Un potente veneno con contenidos fosforados y alto poder residual, fue introducido en trozos de carne de cerdo, de ternera y de pollo, produciendo la pasada semana este exterminio,  además de poner en grave riesgo a los niños que juegan en su espacio público, señala el diario Clarín.

El lunes y el martes las clases fueron suspendidas para limpiar los colegios de cualquier elemento extraño. También limpiaron plazas en medio del dolor y la rabia de la gente, que no tiene respuesta para estos hechos y se pregunta el por qué ha sucedido.

“Los que han estado en contacto con animales muertos deben desinfectar con lavandina y agua caliente. No es prudente que los chicos jueguen en la calle o en los jardines donde hubo perros enfermos”, señala el diario.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 2.279 veces.

La Guardia Civil y personal del Servicio de Sanidad Animal, han localizado un albergue en la localidad de Bullas (Murcia) en el que han encontrado 120 perros en un estado lamentable. Las instalaciones han sido cerradas y su dueño ha sido detenido por las deplorables condiciones en las que se encontraban los perros que vivían allí.

oprehala01

La guardia civil encontró este albergue ilegal

En la “Operación Rehala” se encontraron 120 perros, en estado de extremada delgadez, que vivían en un cercado de mil metros cuadrados. La mayoría eran perros utilizados para la caza. Galgos, Pachones, Podencos y Bretones, muchos de ellos hacinados en pequeños recintos cerrados que estaban en el interior del albergue.

Los agentes encontraron dos fosas excavadas que servían para enterrar los cadáveres de los animales que iban muriendo. También comprobaron que los perros no tenían acceso a agua y el único alimento del que disponían eran patatas fritas. Debido a esto, algunos perros estaban comenzando a ser devorados por otros perros.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 4.939 veces.

El pasado jueves, fueron encontrados en la localidad castellonense de Benicarló, los cadáveres de al menos 5 galgos calcinados. Cerca de la autopista y el campo de golf de dicha localidad.

Un vecino que paseaba a su perro, fue quien contempló esa horrible escena, avisando a la policía local y a la guardia civil. Los cuerpos de los perros estaban parcialmente quemados, y cuando los agentes retiraron los cuerpos, encontraron más huesos debajo, posiblemente de anteriores matanzas.

Desde tuamigoelperro.es esperamos que se encuentre a los culpables, y todo el peso de la ley caiga contra ellos. Además seguimos pidiendo que ante estos casos de extrema crueldad, se endurezcan las penas contra los responsables.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 3.688 veces.

Ayer comenzó el juicio en el juzgado de lo penal de Chipiona, contra un vecino acusado de maltratar a su perro.

La asociación protectora de animales, Siempre Contigo, de Rota, ejerce la acusación popular. Esta asociación recuerda que en abril de 2.010, la policía local de Chipiona les pedía ayuda para un perro al que su dueño le había propinado una brutal paliza. “Cuando el animal llegó, no podíamos dar crédito a lo que veíamos. El perro venía en un estado tan lamentable que la veterinaria dudaba que pasara de la primera noche”, nos cuentan desde Siempre Contigo.

alejandro

Alejandro a su llegada al veterinario

La gran cantidad de golpes recibidos le habían provocado al perro inflamación de la cabeza, rotura de dientes, hemorragia nasal, heridas abiertas en cráneo y rotura de labio. A estas graves lesiones había que sumarle el estado de desnutrición avanzado que presentaba el perro y que estaba plagado de pulgas. Los miembros de la protectora bautizaron al perro como Alejandro (de Alejandro Magno), “por lo luchador que fue”. Tardó casi tres semanas en ponerse en pie y su caso dio la vuelta al mundo, recibiendo en la asociación “más de 3.000 firmas de apoyo desde todas partes del mundo e incluso regalos desde Holanda, Alemania y ciudades de España”.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 1.814 veces.

Samo era un precioso Pit Bull de año y medio alegre y travieso. Estaba encantado con la vida que había llevado hasta ahora, gracias a Nico y Ruth. Ellos siempre se habían preocupado de cuidar de él y sus otros dos hermanos, Atila y Thor. Todos habían nacido en su casa, un lugar en el que se sentían protegidos y queridos. Así continuaron sus vidas hasta que cumplieron 2 años.

american_pit_bull_terrier_cachorro

Samo era un cachoro feliz.

Un sábado de Noviembre, Nico y Ruth les pusieron a los tres sus correas y los subieron al coche. Estaban encantados pensando dónde podrían llevarles. Tras unos cuantos kilómetros, el coche se detuvo. Los bajaron a todos y entraron en una nave industrial. Samo nunca había estado en un sitio así y le gustó lo espacioso que era.

Se fijó en que había 3 estructuras que él desconocía, sitios con rejas. Metieron a cada uno en una de ellas. Sus amigos humanos los miraron sonriendo y se marcharon.

Samo se encontraba raro, pero pensó que era un juego. La noche se le hizo muy larga, viendo a sus hermanos sin poder tumbarse todos juntos, como en casa.

Los días pasaron y nadie apareció. Empezó a incomodarse porque tenía hambre y allí no había nada que comer, sólo un cuenco con agua, que con el paso de los días se fue ensuciando. Pasaba las horas mirando a sus hermanos, pensando que aquel juego no tenía nada de divertido.

El sábado siguiente, por la tarde, Samo oyó cómo se abrían las puertas y aparecían Nico y Ruth. En un segundo se le olvidaron los días pasados y el hambre.

Se acercaron a su jaula y lo sacaron de allí. Su agradecimiento no tenía límites; saltaba y les lamía las manos. Lo llevaron hasta la calle y volvieron a entrar en una nave diferente. Allí todo era distinto, había un gran rectángulo de arena, mucha gente gritando y agitando papeles, Samo estaba feliz.

Le quitaron la correa y lo dejaron suelto en mitad de la arena. Al poco rato, vió cómo una persona se acercaba con otro perro de su misma raza y también lo soltaron allí. Antes de que Samo se diera cuenta aquel otro se lanzó contra él y le mordió una pata. El dolor era intenso y la sangre comenzó a brotar. No entendía nada. El otro le miraba con ojos fieros. Tras una segunda dentellada en el lomo, Samo comenzó a defenderse. Él no quería hacer daño, pero tampoco que se lo hicieran. Mientras tanto la gente no dejaba de gritar.

Cuando vió que el otro perro se volvía a lanzar contra él, lo paró de un certero mordisco en el cuello. Tras aquello, el contrario se desplomó. Sólo se oían gritos y olor a sangre. Samo se acercó y estuvo un rato lamiéndolo, pero aquél permanecía inmóvil.

Nico y Ruth se acercaron a él y lo acariciaron. Él estaba muy dolorido, y tenía hambre y sed.

Lo devolvieron a la jaula. Sus otros hermanos lo miraban sin entender nada. Samo se durmió.

Al día siguiente aparecieron de nuevo. Esta vez sacaron de su jaula a Atila. Lo estuvo esperando todo el día, pero Atila no volvió.

Los días pasaban en las mismas condiciones. Todas las semanas le soltaban en la arena. Él hacía lo que podía, que no era nada más que pelear y matar. Ya apenas se acordaba de cómo había sido su vida anterior y además echaba de menos a Atila. A Thor le veía aunque nunca más estuvieron juntos.

Él último día, lo volvieron a llevar a la arena. Samo no podía más, debido al dolor de las heridas, algunas aún sin cicatrizar. No prestó atención al perro que dejaban en la arena. Al levantar la mirada vió que era su hermano Thor. Ya no tenía fuerzas, ni ganas, así que le mostró su cuello. Esa dentellada no la sintió. Sólo se acordaba de su casa y lo feliz y tranquilo que se había sentido allí. Mientras la sangre manaba a borbotones, evitó mirar a Nico y Ruth. Sus ojos se posaron en los de su hermano, y mientras todo se hacía negro pensó… por fin.

Pregunta: ¿Cuál es la raza peligrosa?

Share