Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Alejandro Magno

Página visitada 1.221 veces.

Hace unos días os hablábamos del inicio del juicio contra un vecino de Chipiona acusado de maltratar a Alejandro Magno, su perro (puedes ver aquí la noticia).

maltratador_alejandro

A la izquierda el condenado

Ya tenemos la sentencia. El Juzgado Nº 5 de lo Penal de Cádiz ha condenado a Juan Antonio A., a diez meses de prisión por un delito continuado de maltrato animal tras considerar probado que dio una paliza a su perro que estuvo a punto de provocarle la muerte y que el animal ya estaba en unas pésimas condiciones de salud por la falta de atención de su cuidador. La sentencia también impone al acusado dos años sin derecho a sufragio, dos años de inhabilitación para tener animales o desempeñar cualquier trabajo relacionado con los mismos, y el pago de las facturas de los tratamientos veterinarios que fueron necesarios para rehabilitar a Alejandro Magno, que ascienden a un total de 530 euros, según dio a conocer ayer la protectora Siempre Contigo, que ha ejercido de acusación particular en este caso.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 3.680 veces.

Ayer comenzó el juicio en el juzgado de lo penal de Chipiona, contra un vecino acusado de maltratar a su perro.

La asociación protectora de animales, Siempre Contigo, de Rota, ejerce la acusación popular. Esta asociación recuerda que en abril de 2.010, la policía local de Chipiona les pedía ayuda para un perro al que su dueño le había propinado una brutal paliza. “Cuando el animal llegó, no podíamos dar crédito a lo que veíamos. El perro venía en un estado tan lamentable que la veterinaria dudaba que pasara de la primera noche”, nos cuentan desde Siempre Contigo.

alejandro

Alejandro a su llegada al veterinario

La gran cantidad de golpes recibidos le habían provocado al perro inflamación de la cabeza, rotura de dientes, hemorragia nasal, heridas abiertas en cráneo y rotura de labio. A estas graves lesiones había que sumarle el estado de desnutrición avanzado que presentaba el perro y que estaba plagado de pulgas. Los miembros de la protectora bautizaron al perro como Alejandro (de Alejandro Magno), “por lo luchador que fue”. Tardó casi tres semanas en ponerse en pie y su caso dio la vuelta al mundo, recibiendo en la asociación “más de 3.000 firmas de apoyo desde todas partes del mundo e incluso regalos desde Holanda, Alemania y ciudades de España”.

Sigue leyendo

Share