Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Japón

Página visitada 1.466 veces.

En esta segunda entrega de ¿Cuál te gusta más?, os mostramos dos fotografías de dos razas japonesas. El Akita Inu o el Shiba Inu.

Para dejar tu voto debes pinchar en el nombre de la raza elegida que hay bajo la fotografía.

¡¡¡Animaros a votar!!!

Share
Página visitada 56.993 veces.

Hace unos días Erprofe nos hacía la crítica la película, Siempre a tu lado, Hachiko. Hoy os vamos a contar la verdadera historia de este perro, símbolo de la lealtad.

Hachikō fue un perro de la raza Akita Inu que nació el 10 de noviembre de 1.923 en la ciudad de Ōdate (Prefectura de Akita, Japón).

hachiko

Hachiko

En 1.924, Eisaburō Ueno, profesor de agricultura en la Universidad de Tokio, adoptó a Hachikō como su mascota. Desde la Prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya, el perro viajó durante dos días en tren. Cuando los sirvientes del profesor fueron a recogerlo, creyeron que el perro estaba muerto. Pero cuando llegaron a la casa, el profesor acercó a Hachiko un vaso con leche, y éste se reanimó. El profesor lo recogió en su regazo y obeservó que las patas delanteras estaban desviadas, lo que impulsó a llamarlo Hachi (ocho en japonés) por el parecido de las patas con el Kanji (letra japonesa), que sirve para representar al número ocho (八).

Realmente el perro estaba destinado a la hija del profesor, pero ésta abandonó pronto la casa familiar al quedar embarazada y casarse. Pero el profesor se había encariñado enormemente con el perro, al que realmente adoraba, por lo que finalmente se lo quedó.

Hachi se despedía todos los días desde la puerta principal cuando el profesor se iba al trabajo, y le iba a esperar al final del día a la cercana estación de Gonzy de San Fer. Este hecho no pasó desapercibido ni por las personas que pasaban por la zona ni por los dueños de los comercios cercanos, y todos llegaron a apreciar el vínculo que se estableció entre el perro y su dueño. Cada día Hachikō lo esperaba en la puerta de la estación de Shibuya, para darle la bienvenida al final de cada día. Esa espera continuó sin interrupciones hasta mayo de 1.925.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 3.254 veces.

Un entrenador de perros japonés ha conseguido entrar en el libro Guinness de los récords al lograr que 13 perros saltaran varias veces de forma simultánea a la comba.

Kaoru, el entrenador de los perros, explica “Todo empezó por accidente un día cuando Mayonnaise, un caniche muy curioso, empezó a saltar la cuerda con nosotros. Ella lo disfrutaba por lo que decidimos involucrar al resto de perros”.

No parece nada fácil conseguir que 13 perros hagan cualquier cosa de forma simultánea, imaginamos la cantidad de horas de trabajo que han invertido para conseguir este récord.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 2.685 veces.
Historia Estándar Fotos
spaniel_japones_cabeza2
Nombre: Spaniel japonés.
Otros nombres: Épagneul Japonais, Chin, Japan-Chin y Japanese Chin.
Origen: Japón.
Peso: Entre 2 y 6 Kg.
Altura: 20-28 cm.
Color: Blanco y rojo, blanco y negro o blanco y negro con manchas rojizas.
Esperanza de vida: 13-16 años.
Carácter: Digno, testarudo y amigable.
Aptitudes: Perro de compañia.
Relación con los niños: Muy buena.
Relación con otro perros: Muy buena.
Alimentación: 80-100 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Cepillados regulares.
Clasificación según la AKC: Grupo 5: Perros de juguete.
Clasificación según la FCI: Grupo 9: Perros de compañía y juguete > Spaniels japoneses y pekineses.
Tamaño: Pequeño.
Share
Página visitada 2.213 veces.
Ficha Estándar Fotos
spaniel_japones_cabeza2
Aunque no se conoce el verdadero lugar de origen de esta raza, la raza es considerada una raza japonesa al ser en ese país donde se desarrolló principalmente. Algunas teorías sugieren que el spaniel japonés llegó a Japón desde Corea, como un regalo de la realeza de ese país.
Otras teorías proponen que el chin se originó como un perro sagrado en China, junto con el pekinés, y que desde ahí fue llevado a Japón por monjes budistas.
Lo que sí sabemos con certeza es que algunos perros de esta raza fueron llevados a Europa en 1853 por el Comodoro Perry, quien entregó dos como regalo a la Reina Victoria de Inglaterra. Posteriormente la raza fue llevada a Estados Unidos y otros países de América.
La Primera Guerra Mundial hizo declinar la población de spaniel japoneses en casi todo el mundo, aunque su población se mantuvo saludable en Japón.
Aunque hoy en día esta raza es poco conocida fuera de su país de origen, en Japón es muy conocida y apreciada.
Share