Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Historias felices

Página visitada 4.396 veces.
Fiona se encontraba en un estado lamentable

Fiona se encontraba en un estado lamentable

Hoy voy a contaros una historia que aunque sucedió hace más de dos años, creo que merece la pena que todo el mundo la conozca.

Es la historia de Fiona, un perra ciega que fue recogida de la calle, abandonada, llena de pulgas y garrapatas, y con un futuro muy negro.

Pero ese futuro cambió cuando Eldad y Agar Audrey, que se dedican con escasos medios a rescatar perros abandonados, decidieron sacarla de las calles.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 6.316 veces.
att00003

El chimpancé se convirtió en uno más

A principios de año se produjo una preciosa historia que hemos conocido recientemente y creo que aunque no sea de actualidad, merece la pena que todos la conozcáis.

En el comienzo de la historia existen contradicciones. Hay quien dice que la madre del chimpancé murió, mientras otros afirman que no se sabe el motivo porque el la madre rechazó a su bebé. El caso es que uno de los criadores del zoo ruso donde se encontraba, decidió llevarse al chimpancé a casa para poder cuidarle mejor.

Y ahí comienza esta increíble y bella historia.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 6.053 veces.

Hoy os vamos a contar una bella historia de esas que solo nuestros amigos de cuatro patas pueden protagonizar. Es la historia de Lily y Maddison.
Lily, que ahora tiene 6 años, fue atropellada cuando era todavía una cachorra. A causa del accidente sus globos oculares quedaron gravemente dañados, hasta tal punto que su veterinario tuvo que extraerla los ojos. Fue entonces cuando Maddison, que tiene 7 años en la actualidad, se acercó a ella y entre ambas se forjó una relación muy especial.

Con la pérdida de los ojos, las perspectivas de vida de Lily no parecían muy buenas, pero nadie contaba con que Maddison se convertiría en su perro guía particular.

gran-danes-perro-guia-maddison4

Lily y Maddison

La pareja ha sido inseparable durante todos estos años. Al perder su vista, Lily ha desarrollado el resto de sus sentidos para saber cuándo tiene a Maddison cerca de ella. Duermen juntas y ellas entienden perfectamente sus ladridos. Maddison la cuida desde el fatal accidente, se pasea a su alrededor, caminando siempre cerca de ella y tocándola con su hocico para que Lily sepa a dónde ir.

Pero esta bella historia de amor animal pareció torcerse cuando los ancianos dueños de la inseparable pareja ya no podían seguir haciéndose cargo de ellas.

Ahí comenzó (Julio de 2.011) una campaña para buscar alguna familia que las adoptara.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 7.411 veces.

Hoy os vamos a contar la preciosa historia de Turco, que pasó de ser un perro abandonado al borde de la muerte a convertirse en un auténtico héore tras el terrible terremoto de Haití.

turco1

Turco

Turco es un perro que vivía en Andalucía y cuyo historia comienza asociada a una navaja. Una navaja que fue utilizada para hacerle un tajo en el cuello y así extraerle el microchip (método utilizado por muchos dueños para no ser localizados tras el abandono del animal). Era un joven y bello Labrador que fue abandonado en  2.008 en Tarifa. Tras vagabundear, nadie sabe cuánto tiempo, acabó en un campo de maniobras, donde fue encontrado por un grupo de militares que estaban realizando ejercicios de tiro. Lo encontraron muerto de sed, hecho un saco de huesos, y totalmente lleno de pulgas y parásitos. Además, tenía una pedrada en el hocico que todavía le supuraba. Turco tenía tanto miedo que olvidó cómo se ladraba, al igual que les pasa a algunos niños que tras sufrir malos tratos dejan de hablar. Un año después de su particular infierno, seguía sin articular un guau.

Hasta que apareció Cristina Plaza Jorge, una soldado profesional de 22 años, nacida en Valladolid y destinada en Ceuta. “Me llamaron los compañeros que lo habían rescatado. Sabían que me estaba costando adaptarme, que me sentía sola y le había dicho a todo el mundo que quería un perro. Me mandaron una foto por el móvil. Parecía pequeñito, aunque resultó ser un grandullón. Y estaba flaquísimo. Me enamoré. Crucé el Estrecho en el ferry, me fui a ver al veterinario de Algeciras donde lo habían dejado y me lo llevé a casa”.

Sigue leyendo

Share