Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Braco

Página visitada 8.138 veces.
Historia Estándar Fotos
braco_hungaro_de_pelo_corto_cabeza3
Nombre: Braco húngaro de pelo corto.
Otros nombres: Rövidszörü Magyar Vizsla, Braque Hongrois à Poil Court, Kurzhaariger Ungarischer Vorstehhund y Hungarian Short-Haired Pointing Dog.
Origen: Hungría.
Peso: Entre 22 y 30 Kg.
Altura: Machos 58-64 cm. y hembras 54-60 cm.
Color: Leonado o arena.
Esperanza de vida: 12-13 años.
Carácter: Sensible, amable, obediente e intrépido.
Aptitudes: Perro de caza.
Relación con los niños: Muy buena.
Relación con otro perros: Muy buena.
Alimentación: 400-475 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Algún cepillado ocasional.
Clasificación según la AKC: Grupo 1: Perros de muestra.
Clasificación según la FCI: Grupo 7: Perros de muestra > Perros de muestra continentales.
Tamaño: Grande.
Share
Página visitada 1.263 veces.
Ficha Estándar Fotos
braco_hungaro_de_pelo_corto_cabeza3
Es el resultado de un cruce ocurrido en el siglo XVIII entre un perro de rastreo húngaro (probablemente el perro de Transilvania rojizo oscuro) y un perro de caza turco de pelaje amarillo.
En el curso del siglo XIX este cruce sufriría mejoras por la incorporación de sangre de razas extranjeras, en particular del Pointer, Kurzhaar y Braco de Weimar.
Share
Página visitada 1.093 veces.
Ficha Historia Fotos
braco_hungaro_de_pelo_corto_cabeza3
Aspecto general: Elegante perro de caza con aspecto aristocrático, tamaño medio y pelo corto de color semilla amarillento. La construcción, más bien liviana, seca, enjuta, da la imagen de la armonía, de la belleza y de la fuerza unidas.
Proporciones importantes: El largo del cuerpo es algo mayor que la altura a la cruz.
La profundidad del pecho alcanza un poco menos que la mitad de la altura a la cruz.
El hocico es un poco más corto que la mitad del largo total de la cabeza.
Temperamento/Comportamiento: Vivaz, amigable, equilibrado, fácilmente entrenable. La descollante capacidad para estar siempre dispuesto, es una de sus características esenciales. No soporta entrenamientos groseros o rudos ya que pueden llevarlo a comportamientos ya sean agresivos o tímidos.
Cabeza: Seca, aristocrática bien proporcionada.
Región craneal.
Cráneo: Moderadamente ancho, suavemente abovedado, sobre el cráneo un delicado surco que corre desde el moderado occipucio al stop. Las arcadas supraorbitarias están moderadamente desarrolladas.
Depresión naso-frontal (stop): Moderada.
Región facial.
Trufa: Trufa ancha y bien desarrollada, en lo posible con narinas bien abiertas. El color de la trufa armoniza con el color del pelo en un tono un poco más oscuro que el manto.
Hocico: Romo, no puntiagudo, con maxilares poderosos y fuertemente musculados. La caña nasal es recta.
Belfos: Firmes, adherentes sin nada colgante.
Mandíbulas/Dientes: Maxilares poderosos con una mordida en tijera, perfecta, regular y completa. No debe haber espacio entre los incisivos superiores y los inferiores. Las piezas dentarias están insertadas más o menos en ángulo recto con los maxilares, 42 dientes sanos y de acuerdo a la fórmula dentaria del perro.
Mejillas: Poderosas, bien musculadas.
Ojos: Suavemente ovalados, de tamaño medio. Los párpados son bien adherentes al globo ocular. La mirada es vivaz e inteligente. El color de los ojos es marrón y armoniza con el color del manto, prefiriéndose cuando los ojos son los más oscuros posible.
Orejas: Inserción algo atrás y a mediana altura. La oreja es fina y se apoya en la mejilla, terminando hacia abajo en una “V” redondeada. Su largo equivale aproximadamente a tres cuartos del largo de la cabeza.
Cuello: De largo medio y en armonía con el conjunto del perro. Nuca muy musculada y suavemente arqueada. La piel de la garganta es firmemente pegada.
Cuerpo:
Cruz: Notoria y musculada.
Espalda: Firme, bien musculada, fuerte y recta. Las ápices óseas de las vértebras deben estar cubiertas por musculatura.
Lomo: Corto, ancho, fuerte, musculoso, recto o suavemente arqueado. El pasaje del dorso al lomo es firme y compacto.
Grupa: Ancha y suficientemente larga, no corta, desciende suavemente hacia la cola, bien musculada.
Pecho: Profundo y ancho, con un antepecho medianamente desarrollado, bien dibujado y musculado. El esternón echado lo más hacia atrás posible. El esternón y la articulación de los codos deben estar a la misma altura. Costillas moderadamente arqueadas. Las costillas de atrás con buen alcance hacia arriba.
Línea inferior y vientre: Se desliza firme hacia atrás con una curva elegante y ligeramente recogida.
Cola.
Inserción un poco baja, fuerte en el arranque y afinándose hacia la punta. En países en los que no existe ninguna prohibición formal sobre corte de cola, ésta será cortada en un cuarto de su largo a los efectos de la caza. En tanto no pueda ser cortada, alcanza la altura del corvejón. Es recta y su porte en ligero sable. En movimiento la cola se eleva hasta la altura de la horizontal. La cola debe estar bien cubierta por buen pelo y tupido.
Extremidades:
Miembros anteriores:
Vistos de frente son paralelos. De perfil se los ven rectos al suelo y ubicados bien debajo del cuerpo. Buena estructura ósea y fuerte musculatura.
Hombros: Escápulas largas, idealmente inclinadas hacia atrás y planas. Elásticas en el movimiento. Musculatura seca y poderosa. Buena angulación entre la escápula y el brazo.
Brazo: En lo posible largo y bien musculado.
Codo: Junto al cuerpo, aunque no apretado ni girado hacia dentro o hacia fuera. Buena angulación entre brazo y antebrazo.
Antebrazo: Largo, recto, bien musculado. Huesos poderosos, no pesados o toscos.
Carpo: Seco, firme.
Metacarpo: Corto, solamente con una muy ligera inclinación en su postura.
Miembros posteriores:
Vistos de atrás se ven rectos y paralelos. Buenas angulaciones. Huesos fuertes.
Muslo: Largo y bien musculado. Buena angulación entre la cadera y el fémur.
Rodilla: Buena angulación del muslo con la pierna.
Pierna: Larga, bien musculada, fibrosa. Su largo es aproximadamente igual al largo del muslo. Buena angulación entre la pierna y el metatarso.
Corvejón: Fuerte, seco y fibroso. Ubicado relativamente bajo.
Metatarso: Recto, corto y seco.
Pies:
Pies delanteros: Ligeramente ovales, con dedos juntos y bien arqueados; uñas marrones y fuertes. Almohadillas fuertes, poderosas, resistentes y de un gris pizarra. Los pies se mantienen paralelos tanto en la inmovilidad como durante el movimiento.
Pies traseros: Igual que los delanteros.
Movimiento: Su desplazamiento típico es un trote poderoso y fluido, elegante y con buena cobertura de terreno, con gran propulsión trasera y muy buena extensión anterior. Durante la búsqueda en el campo acostumbra un galope voluntarioso. El dorso es firme y la línea superior se mantiene recta, sin aflojarse. El porte es bien erguido. El pasuqueo no es deseable.
Piel: Firme, adherente, sin arrugas. La piel debe estar bien pigmentada.
Pelaje:
Pelo: Corto y tupido, debe ser rústico y duro al tacto. En la cabeza y en las orejas debe ser más fino, sedoso y más corto, en la cara inferior de la cola puede ser algo más largo aunque no demasiado. Debe cubrir todo el cuerpo, en la barriga es menos denso. No tiene lanilla interna.
Color: Diferentes matices de amarillo semilla. Las orejas pueden ser un poco más oscuras, aunque manteniéndose dentro de la coloración. No son deseables colores rojos, amarronados, o tonalidades muy claras. No se considerarán faltas una pequeña mancha blanca en el pecho o en la garganta, siempre que su diámetro no exceda los 5 cm., como tampoco se considerarán faltas marcas blancas en los dedos. El color de los labios y de los bordes de los párpados armoniza con el color de la trufa.
Talla:
Altura a la cruz.
Machos: 58 – 64 cm.
Hembras: 54 – 60 cm.
Es improductivo aumentar la altura a la cruz. Una talla media es el objetivo. El conjunto y la simetría tanto en estático como en movimiento son por lejos más importantes a la talla medida en centímetros.
Faltas: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.
Faltas eliminatorias.
Sensible desviación de las características raciales.
Notoria desviación de las características de su sexo.
Cabeza atípica.
Trufa manchada.
Labios colgantes o babosos.
Prognatismo superior o inferior, arcada de los incisivos desviada y cualquier otra opción que no sea la correcta.
Falta de un incisivo o más de un incisivo y/o colmillos y/o premolares (2-4) y/o molares (1-2); falta de más de dos PM1, los M3 no serán tenidos en cuenta ni considerados. Piezas dentarias que no estén visibles se considerarán como dientes faltantes.
Dientes supernumerarios fuera de la línea dentaria.
Paladar partido, labio leporino.
Ojos amarillo claro, párpados notoriamente sueltos; ectropión, entropión, disquesis (doble línea de pestañas).
Papada excesiva.
Espolones.
Faltas muy graves que impiden el movimiento normal.
Pelaje atípico.
Color marrón oscuro o amarillo descolorido; más de un color, color desaparejo; mancha blanca en el pecho de más de 5 cm.
Pies blancos.
Falta de pigmentación tanto en la piel como en los bordes de los belfos y de los párpados.
Más de 2 cm. de desvío de las medidas máximas y mínimas.
Cualquier debilidad en una característica esencial del carácter.
Share
Página visitada 1.457 veces.

La eutanasia en los perros es legal. Ignoro la frecuencia con que se practica, pero la expresión “L’hem tingut que llevar” (Lo hemos tenido que quitar), es habitual, se pronuncia con expresión triste, y yo quiero creer en la sinceridad de los que la pronuncian.

¿Con que medida y criterios se aplica? ¿Hay algún tipo de control?

No lo sé, pero de alguna manera los dueños deberían ser responsables de como se comportan con sus mascotas.

truc

Truc y Frederic

Creo que en determinados casos es necesaria, y no quiero ser yo juez de intenciones ni de personas, solo quiero contar la pequeña historia de nuestro perro Truc.

Truc era un perro fantástico, mezcla de Pointer y Braco. Fue el primero que tuvimos y lo traje a casa por navidad, como los turrones. Lo compré cuando ya tenía cuatro meses y tuve que elegirlo entre los dos que le quedaban a la madre, que según me dijeron era una muy buena cazadora.

No tengo mucha simpatía por los que usan sus perros para cazar, he oído y leído demasiadas crueldades con estos canes. Quizá el error sea el oficio de cazador, la pasión por matar, la caza como persecución y acoso.

Siempre he pensado que las conductas de las personas conforman su carácter. En esta linea, los cazadores, los azuzadores y asesinos de bestias en fiestas de pueblos, los asistentes a corridas de toros, peleas de gallos y otras barbaridades similares, lo que consiguen es embrutecerse a si mismos y llevar a cabo hechos impensables para un humano sensible, o simplemente para un humano-humano.

No sé si Truc hubiera sido más feliz con un cazador, cuando lo llevábamos al campo era espectacular ver como saltaba  sobre los matorrales persiguiendo bandadas de pájaros que volaban bajo. Llevaba la caza en la sangre y era bonito verle plantado con una pata encogida y la cola recta como un palo.

Pero no le tocó cazar ni perseguir conejos, tuvo que conformarse con ser un can de casa, amigable y amoroso que movía la cola a todo el mundo, incluso al cartero.

Truc, un día, en el patio tuvo una pequeña convulsión de la que se recuperó enseguida. Nos dejó preocupados, pero no hicimos nada, pensando que era una cosa puntual. Cuando se repitió, lo llevamos al veterinario, que dijo que eran episodios de epilepsia y que la única solución era medicarlo. Empezamos con el luminal diario, primero una pastilla y luego dos. Los ataques eran cada dos o tres meses y duraban unas horas, luego el perro se recuperaba y todo seguía igual. Pasamos asi unos dos años.

Era duro sujetarlo cuando empezaban las convulsiones, calmarlo y luego irlo vigilando porque quedaba como si estuviera ciego, totalmente desorientado dando vueltas a la habitación de una manera impulsiva. Recuerdo que me lo llevaba arriba al dormitorio donde tenia el campo acotado y no se podía hacer daño, yo me tumbaba en la cama lo acariciaba cada vez que se acercaba. Poco a poco se tendía en su colchoneta y se dormía.

Tuvimos que ponerlo a dormir con nosotros, no fuera a tener un ataque por la noche. Cada día le poniamos su manta a los pies de la cama, y cada día, después de dormir un rato donde le habíamos indicado, se levantaba, y con la pata iba arrastrando su cama hasta ponerla en el suelo, junto a la mesita de noche. Me acostumbré pronto a no poner los pies en el suelo de golpe, él siempre estaba allí, acunado. La verdad era que me encantaba verlo cada día situarse junto a mi.

Quizá el día peor fue una noche, en la que no conseguíamos que se calmarla y tuve que llevarlo en brazos a las doce de la noche a casa del veterinario porque este no quiso venir a casa. Luego, además de cambiar de veterinario, aprendimos a inyectarle el pentotal en casa.

Como todas las cosas que van mal, siempre pueden ir peor, y en dos ocasiones en las que salimos unos dias de vacaciones tuvo unos ataques más fuertes que nunca. Esto me ha dado mucho que pensar por si fuera la ausencia de sus amos lo que le moviera a estar peor. Mis hijos, que se habían quedado a su cargo, se comportaron como se esperaba de ellos, y lograron calmarlo y asistirlo, pero la segunda vez, no se llegó a recuperar del todo. Cuando llegamos del fin de semana que pasamos fuera, lo encontramos ya muy mal, un día después, murió.

Truc era un perro muy mio. Cristina dice que ella nunca pudo contactar demasiado con él, en cambio a mi me tenia un afecto muy especial.

Desde un principio, hice callar a todos los que al saber de su enfermedad, dicen, sugieren, comentan…. que hay que matarlo.

Tuve muy claro que era una decisión que me correspondía a mi, que la tomaría si lo consideraba necesario pero que no tenía ninguna prisa y que no me achucharan en este sentido.

Lo que me cabrea de estas cosas es que es siempre, el más tonto, el que apenas lo ve, el que pasa de él cuando viene de visita, el que no padece sus crisis, es el que, poniendo cara de cordero degollado te aconseja con voz compungida que “hay que quitarlo”.

Las personas tendrían que saber que hay que callar cuando las palabras no son mejores que el silencio.

Truc, murió en mis brazos, cuando yo ya había decidido que había que darle la infección letal, pues estaba sufriendo y su deriva era ya irreversible.

Es decir, que de hecho, yo practiqué la eutanasia a mi perro, al menos de intención, pero como muestra de afecto y cariño, no para quitarme un engorro de encima.

Y él, que era un perro muy buena persona, me ahorró a mi el sufrimiento de hacerlo. Su collar está en casa expuesto en la pared. Ningún perro lo va a usar nunca, y por lo que a mi concierne, estará allí siempre.

Truc, que seas muy feliz en el cielo de los perros.

También podéis ver un vídeo de Truc.

Share
Página visitada 1.528 veces.
Historia Estándar Fotos
braco_italiano_cabeza
Nombre: Braco italiano.
Otros nombres: Pointer italiano, Setter italiano y Bracco.
Origen: Italia.
Peso: Entre 25 y 40 Kg.
Altura: Machos 58-67 cm. y hembras 55-62 cm.
Color: Blanco y blanco con manchas marrones o naranjas.
Esperanza de vida: 13-15 años.
Carácter: Serio y leal.
Aptitudes: Perro de caza y de compañia.
Relación con los niños: Muy buena.
Relación con otro perros: Muy buena.
Alimentación: 350-400 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Cepillados regulares.
Clasificación según la AKC: No reconocido.
Clasificación según la FCI: Grupo 7: Perros de muestra > Perros de muestra continentales.
Tamaño: Grande.
Share