Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Pointer

Página visitada 1.532 veces.

La eutanasia en los perros es legal. Ignoro la frecuencia con que se practica, pero la expresión “L’hem tingut que llevar” (Lo hemos tenido que quitar), es habitual, se pronuncia con expresión triste, y yo quiero creer en la sinceridad de los que la pronuncian.

¿Con que medida y criterios se aplica? ¿Hay algún tipo de control?

No lo sé, pero de alguna manera los dueños deberían ser responsables de como se comportan con sus mascotas.

truc

Truc y Frederic

Creo que en determinados casos es necesaria, y no quiero ser yo juez de intenciones ni de personas, solo quiero contar la pequeña historia de nuestro perro Truc.

Truc era un perro fantástico, mezcla de Pointer y Braco. Fue el primero que tuvimos y lo traje a casa por navidad, como los turrones. Lo compré cuando ya tenía cuatro meses y tuve que elegirlo entre los dos que le quedaban a la madre, que según me dijeron era una muy buena cazadora.

No tengo mucha simpatía por los que usan sus perros para cazar, he oído y leído demasiadas crueldades con estos canes. Quizá el error sea el oficio de cazador, la pasión por matar, la caza como persecución y acoso.

Siempre he pensado que las conductas de las personas conforman su carácter. En esta linea, los cazadores, los azuzadores y asesinos de bestias en fiestas de pueblos, los asistentes a corridas de toros, peleas de gallos y otras barbaridades similares, lo que consiguen es embrutecerse a si mismos y llevar a cabo hechos impensables para un humano sensible, o simplemente para un humano-humano.

No sé si Truc hubiera sido más feliz con un cazador, cuando lo llevábamos al campo era espectacular ver como saltaba  sobre los matorrales persiguiendo bandadas de pájaros que volaban bajo. Llevaba la caza en la sangre y era bonito verle plantado con una pata encogida y la cola recta como un palo.

Pero no le tocó cazar ni perseguir conejos, tuvo que conformarse con ser un can de casa, amigable y amoroso que movía la cola a todo el mundo, incluso al cartero.

Truc, un día, en el patio tuvo una pequeña convulsión de la que se recuperó enseguida. Nos dejó preocupados, pero no hicimos nada, pensando que era una cosa puntual. Cuando se repitió, lo llevamos al veterinario, que dijo que eran episodios de epilepsia y que la única solución era medicarlo. Empezamos con el luminal diario, primero una pastilla y luego dos. Los ataques eran cada dos o tres meses y duraban unas horas, luego el perro se recuperaba y todo seguía igual. Pasamos asi unos dos años.

Era duro sujetarlo cuando empezaban las convulsiones, calmarlo y luego irlo vigilando porque quedaba como si estuviera ciego, totalmente desorientado dando vueltas a la habitación de una manera impulsiva. Recuerdo que me lo llevaba arriba al dormitorio donde tenia el campo acotado y no se podía hacer daño, yo me tumbaba en la cama lo acariciaba cada vez que se acercaba. Poco a poco se tendía en su colchoneta y se dormía.

Tuvimos que ponerlo a dormir con nosotros, no fuera a tener un ataque por la noche. Cada día le poniamos su manta a los pies de la cama, y cada día, después de dormir un rato donde le habíamos indicado, se levantaba, y con la pata iba arrastrando su cama hasta ponerla en el suelo, junto a la mesita de noche. Me acostumbré pronto a no poner los pies en el suelo de golpe, él siempre estaba allí, acunado. La verdad era que me encantaba verlo cada día situarse junto a mi.

Quizá el día peor fue una noche, en la que no conseguíamos que se calmarla y tuve que llevarlo en brazos a las doce de la noche a casa del veterinario porque este no quiso venir a casa. Luego, además de cambiar de veterinario, aprendimos a inyectarle el pentotal en casa.

Como todas las cosas que van mal, siempre pueden ir peor, y en dos ocasiones en las que salimos unos dias de vacaciones tuvo unos ataques más fuertes que nunca. Esto me ha dado mucho que pensar por si fuera la ausencia de sus amos lo que le moviera a estar peor. Mis hijos, que se habían quedado a su cargo, se comportaron como se esperaba de ellos, y lograron calmarlo y asistirlo, pero la segunda vez, no se llegó a recuperar del todo. Cuando llegamos del fin de semana que pasamos fuera, lo encontramos ya muy mal, un día después, murió.

Truc era un perro muy mio. Cristina dice que ella nunca pudo contactar demasiado con él, en cambio a mi me tenia un afecto muy especial.

Desde un principio, hice callar a todos los que al saber de su enfermedad, dicen, sugieren, comentan…. que hay que matarlo.

Tuve muy claro que era una decisión que me correspondía a mi, que la tomaría si lo consideraba necesario pero que no tenía ninguna prisa y que no me achucharan en este sentido.

Lo que me cabrea de estas cosas es que es siempre, el más tonto, el que apenas lo ve, el que pasa de él cuando viene de visita, el que no padece sus crisis, es el que, poniendo cara de cordero degollado te aconseja con voz compungida que “hay que quitarlo”.

Las personas tendrían que saber que hay que callar cuando las palabras no son mejores que el silencio.

Truc, murió en mis brazos, cuando yo ya había decidido que había que darle la infección letal, pues estaba sufriendo y su deriva era ya irreversible.

Es decir, que de hecho, yo practiqué la eutanasia a mi perro, al menos de intención, pero como muestra de afecto y cariño, no para quitarme un engorro de encima.

Y él, que era un perro muy buena persona, me ahorró a mi el sufrimiento de hacerlo. Su collar está en casa expuesto en la pared. Ningún perro lo va a usar nunca, y por lo que a mi concierne, estará allí siempre.

Truc, que seas muy feliz en el cielo de los perros.

También podéis ver un vídeo de Truc.

Share
Página visitada 1.091 veces.
Ficha Historia Fotos
pointer_cabeza2
Aspecto general: El Pointer es armonioso, bien construido en todo su conjunto. Él da una impresión de fuerza y de agilidad. Su perfil general describe una serie de elegantes curvas.
Temperamento/Comportamiento: Aristocrático. Activo, de todo su conjunto emana una impresión de fuerza, perseverancia y de rapidez. Buen carácter; de una natural indeferencia.
Cabeza:
Región craneal.
Cráneo: De una anchura media, en relación con la longitud del hocico. Protuberancia occipital pronunciada.
Depresión naso-frontal (Stop): Bien marcada.
Región facial.
Trufa: De color oscuro, pero puede ser más clara en el caso del pelaje limón y blanco; suave y húmeda; las ventanas son bien abiertas.
Hocico: Algo cóncavo y termina al nivel de la trufa, dando a la cara un especto ligeramente cóncavo. Ligera depresión debajo de los ojos.
Labios: Bien desarrollados y flexibles.
Mandíbulas/Dientes: Las mandíbulas son fuertes y se articulan en tijera perfecta, regular y completa, es decir que los incisivos superiores recubren a los inferiores en estrecho contacto y están implantados verticalmente en relación a las mandíbulas.
Mejillas: No son prominentes.
Ojos: A igual distancia del occipucio y de la trufa. Vivos con expresión de bondad. Los ojos son de color avellana ó marrón según el color del manto. No son ni salientes, ni huraños. La mirada no es fugaz. El contorno de los ojos es de color oscuro, pero puede ser más claro en el caso del pelaje limón y blanco.
Orejas: La piel es delgada. Las orejas son de implantación bastante alta. Están situadas junto a la cabeza, de longitud media y ligeramente puntiagudas en el extremo.
Cuello: Largo, musculoso, ligeramente encorvado, ofreciendo un bonito nacimiento del cuello, exento de papada.
Cuerpo:
Lomo: Fuerte, musculoso y ligeramente abovedado. Corto.
Pecho: Tiene la anchura justa necesaria para una buena amplitud de la región esternal. El esternón desciende al nivel de los codos. Las costillas bien arqueadas, bien desarrolladas hacia la zona posterior del tórax, disminuyen gradualmente hacia el lomo.
Cola.
De longitud media, gruesa en la base, estrechándose gradualmente hacia el extremo. Bien cubierta de pelo tupido y llevada al nivel del dorso, sin presentar curvatura hacia arriba. Cuando el perro está en acción, la cola debe batir de un lado a otro.
Extremidades:
Miembros anteriores:
Los miembros anteriores, del codo al suelo, son rectos y firmes, con una buena osamenta. Los huesos son ovalados, los tendones fuertes y visibles.
Hombros: Largos, oblicuos y bien inclinados hacia atrás.
Articulación del carpo: No sobrepasa el perfil anterior del miembro y hace un muy ligero saliente sobre la cara interna.
Metacarpo: Bastante largo, fuerte y elástico, ligeramente inclinado.
Miembros posteriores:
Muy musculados.
Ancas: Los huesos de las caderas están bien separados y prominentes, pero no sobrepasan el nivel del dorso.
Muslo: Buen desarrollo.
Rodilla: Bien angulada.
Pierna: Buen desarrollo.
Corvejón: Bien descendido.
Pies:
Los pies son ovalados; los dedos están bien apretados y arqueados, provistos de buenas almohadillas.
Movimiento: Reunido. El perro cubre mucho terreno. La impulsión es dada por el tren posterior. Los codos no deben girarse ni hacia dentro, ni hacia fuera. De ninguna manera debe levantar alto los miembros a la forma de un caballo Hackney (ni andaduras elevadas o brincantes).
Pelaje:
Pelo: El pelo es fino, corto, duro e igualmente repartido, perfectamente liso, recto y bien brillante.
Color: Los colores habituales son el limón y blanco, naranja y blanco, hígado (marrón) y blanco, y negro y blanco. Pelajes unicolores y tricolores son igualmente correctos.
Talla:
Altura a la cruz.
La altura a la cruz deseada, para el macho, es de 63 a 69 cm., para la hembra de 61 a 66 cm.
Faltas: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar y sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro.
Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
Share
Página visitada 1.081 veces.
Ficha Estándar Fotos
pointer_cabeza2
El origen se remonta en el siglo XVII, cuando algunos ingleses comenzaron la cría de perros de caza que se adecuasen a la práctica de este deporte con escopeta. En la primera exposición canina celebrada en Inglaterra sólo se admitían perros de razas Pointer o Spaniel.
Como ocurre tantas veces, existen varias teorías acerca de los orígenes del Pointer. Algunos expertos afirman que es descendiente del braco francés mientras otros dicen que su antepasado en el braco inglés.
Una tercera corriente tiene la opinión de que fue el braco español el padre de esta estirpe, ya que este perro se estableció en Gran Bretaña por 1793.
Share
Página visitada 6.306 veces.
Historia Estándar Fotos
pointer_cabeza2
Nombre: Pointer.
Otros nombres: Pointer inglés y perdiguero inglés.
Origen: Inglaterra.
Peso: Machos: Entre 25 y 34 Kg. Hembras: Entre 20 y 30 Kg.
Altura: Machos: 63,5 a 71 cm. Hembras: 58 a 66 cm.
Color: Limón, naranja, marrón, negro y blanco. Unicolor o tricolor.
Esperanza de vida: 12-14 años.
Carácer: Equilibrado y con gran memoria.
Aptitudes: Perro de caza.
Relación con los niños: Muy buena.
Relación con otro perros: Buena.
Alimentación: 450-475 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Algún cepillado ocasional.
Clasificación según la AKC: Grupo 3: Perros de muestra.
Clasificación según la FCI: Grupo 7: Perros de muestra > Perros de muestra ingleses e irlandeses.
Tamaño: Mediano.
Share