Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Ficha Estándar Fotos
perro_majorero_cabeza
Es un perro histórico, secular, polivalente, un perro hecho, sin más vueltas, su tipología principal bien fijada.
Al estar sueltos se han favorecido toda clase de cruces, aunque hay que reconocer que en estos momentos se mira mucho más los cruces, se buscan los más afamados progenitores.
Al ser la isla de Fuerteventura un paraíso para la caza de Canarias, cantidad de perros han ido allí, no siendo nada extraño el que se produjesen cruces incontrolados. La última y mayor influencia ha sido la llegada de La Legión en 1975, fue desde entonces notoria la presencia de perros policías (Pastores Alemanes) y, consecuentemente, de nuevo los cruces incontrolados. También hubo una muy centrada tendencia en la isla, reservorio de este importante can, la de cruzar Majoreros con presas para las peleas que clandestinamente se celebraban.
Nos referimos a dicha isla porque en Canarias es sobradamente conocido el usar el Majorero en la raza del Dogo Canario, paradójicamente reconocido antes que el Majorero cuando en su patrón racial figura: “…con influencia del Perro Majorero o Bardino Majorero, que es el que le confiere esa característica tan peculiar que hace que el Dogo Canario se diferencie de las demás razas molosoides”. No es de extrañar, pues, el que se subraye con gruesos trazos lo del carácter, temperamento y reciedumbre del Perro Majorero.
Con estos antecedentes se deduce que si el perro no llega a estar formado, si genéticamente no hubiera estado hecho, a estas alturas se podría hallar en Fuerteventura, de forma natural, y en otras islas de forma intencionada, toda clase de perros o variedades, y no es así, la línea se mantiene, la tipología llega a mantenerse en un alto grado de finura hasta en cruces constatados de razas distintas, o uno de ellos no precisamente Majorero, que tiende a recuperarse y cuyos aparentes signos diferenciadores son muy tenues.
El Majorero existe, en buena cantidad y calidad, se pueden observar distintos individuos con similares características, elegantes, vistosos en el trote, atentos, lustrosos o más rústicos y un tanto descuidados por su cotidiana dedicación a una faena que no permite los lujos o con un cuidado no tan esmerado como el que se merecen.
Un aspecto o vitola que les distingue de otras razas, pudiéndose dar dentro de las medidas propuestas para confeccionar el patrón racial, dos tipos: uno más ancho y robusto y otro más ligero y de línea más fina, sin apartarse del estándar.
De esta raza, se ha de matizar que, más que torvo o traicionero, es cauto y desconfiado, parece haber aprendido a no fiarse, pero llegado el caso no disimula sus posibles reacciones, de hecho, cuando mira directamente muestra su verdadera expresión de amistad, fidelidad y nobleza. Es cuando dobla un tanto la cabeza o camina hacia un lado, como si fuera a irse, cuando sus ataques son más dañinos, más efectivos.
Share
Página visitada 1.776 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>