Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Ficha Estándar Fotos
basset_hound_cara
Como sucede con la mayoría de las razas caninas, los orígenes del Basset Hound están rodeados de un halo de leyenda y misticismo, aunque sí sabemos que la raza tal y como la conocemos actualmente, se desarrolló en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIX, a partir de sabuesos de talla baja procedentes de Francia.
A la hora de determinar el origen e historia del Basset Hound conviene tener en cuenta algunas de sus características más singulares, que no son otras que su propia funcionalidad como perro de rastreo y por otro lado su reducida talla.
En relación a su reducida talla, la primera referencia histórica la encontramos en representaciones gráficas del Egipto de los faraones, en las que podemos ver a perros de proporciones muy parecidas a las que tiene el Basset Hound, aunque el parecido entre aquellos perros y el Basset Hound actual, tan solo se limita a tratarse en ambos casos de perros de patas cortas.
Más tarde, en la época del Imperio Romano, se encuentra documentada la existencia de los llamados “Canis Sagaces”, que se caracterizaban por poseer un fino olfato y que eran utilizados en cacerías para la búsqueda de rastros.
La primera referencia histórica moderna documentada de la palabra Basset para un determinado tipo de perro la encontramos en un tratado títulado La Venerie, escrito por Jaques du Fouilloux y publicado en el año 1.562.
Las razas Basset eran especialmente útiles porque debido a su reducido tamaño, podían ser acompañados con facilidad a pie por los cazadores, que los utilizaban para la caza de conejos y liebres.
Observando las referencias bibliográficas más antiguas, podemos concluir que las razas tipo Basset se desarrollaron fundamentalmente en Francia, de forma que existía una amplia variedad de estas adaptadas a las características del terreno sobre el que desarrollaban su actividad las diferentes razas tipo Basset que se diferenciaban fundamentalmente en su tamaño, color y tipo de pelo y que acabaron dando origen a razas como el Basset Fauve de Bretagne, el Basset Bleu de Gascogne, el Basset Griffon-Vendeen, Basset Artesiano de Normandía, o razas que hoy no existen como el Basset de Normandie o el Basset d´Artois.
No obstante, el origen del Basset Hound moderno, tal y como lo conocemos en la actualidad se remonta a tiempos más cercanos, concretamente a la segunda mitad del siglo XIX, momento en el que en Inglaterra se realizaron cruces de perros Basset, a partir de ejemplares tipo Basset Artesiano Normando, largos y muy bajos, con ejemplares de Bloodhound, y que acabo originando una raza con una expresión característica, heredada en gran medida del Perro de San Huberto y unas características únicas como perro de rastro.
En 1.866, Lord Galway adquiere una pareja de Basset Artesien-Normand al Conde de Tournon, y una camada de esta pareja es vendida a Lord Onslow que realizó cruces con razas inglesas, fundamentalmente Beagles y Bloodhounds.
Después, en 1.874, Sir Everett Millais, tras ver los bassets franceses en la exposición canina de París, adquirió un perro de nombre Modelo como semental, exhibiéndolo públicamente en 1.875.
Más tarde, en 1.881, George Krehl y Louis Clement, importaron de Francia grandes partidas de perros franceses y en 1.882 Kerhl adquiere a Blanchette y Oriflamme del criadero de Louis Lane de Chateau de Frangueville, que junto al del Conde de le Couteulx de Canteleu se dedicaban a la cría del Basset Artesien-Normand. De esta época son Júpiter, Pallas y Fino de París, que se hicieron famosos en Inglaterra con la publicación de un grabado en el que aparecían.
Toda esto nos lleva a la fundación en 1.883 del Basset Hound Club, que condujo a que en la Exposición canina celebrada en 1.886 en el Aquarium de Londres contase con la participación de 120 ejemplares. Un año después, George Krehel redacta el primer estándar, que se mantuvo en vigor durante sesenta años en algunos aspectos como la cabeza y su piel suelta.
La Primera Guerra Mundial trajo la desaparición del Basset Hound Club, mientras que la Segunda Guerra Mundial logro reducir aún más la cría de esta raza. Sin embargo, en 1.954 se crea un nuevo Club de Basset Hound, que supuso un nuevo impulso para la raza, al pasar de 12 inscripciones registradas en el Kennel Club en 1.950 a 1.687 inscripciones en 1.965.
En España, empiezan a verse Basset hounds a partir de los años 70 con la importación de algunos ejemplares de Inglaterra. A finales de esa década y comienzos de los 80 comienzan a aparecer los primeros criadores nacionales dedicados a la raza, con afijos como Los Madroñales o La Fragata, con distintas procedencias y líneas de sangre que contribuyen a enriquecer la situación de la raza en España.
La década de los 90 se convierte en la edad dorada del Basset Hound en España, puesto que aparecen un buen número de criadores, que constituyen el germen de la creación del Club Español del Basset Hound en 1.995, además de que se importan un buen número de ejemplares de gran calidad y diferentes procedencias y líneas de sangre que contribuyen a enriquecer la situación de la raza en España. Entre todos estos criadores, cabe destacar al afijo Dos Séte Mohínos, que aunque afincado en Portugal, participa activamente en la mayor parte de exposiciones españolas, además de pertenecer al CEBH.
Share
Página visitada 946 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>