Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

EL CACHORRO: SELECCIÓN

Una vez tomada la “IMPORTANTE” decisión de adquirir un cachorrito (importante con comillas y mayúsculas, porque antes de tomar esa decisión tenemos que tener en cuenta muchas cosas: No es un juguete, es un ser vivo que tiene unas necesidades físicas, psíquicas, sociales y afectivas que hay que cubrir. Además, va a ocupar parte de nuestro tiempo) se nos plantea la duda de que perro elegir.

kuvasz_cachorros

Cachorros de Kuvasz

Hay una gran variedad de razas: grandes, pequeños, con pelo largo, pelo corto… y son todos muy bonitos. Pero ¿nos conviene cualquiera?, esta pregunta solo tiene una respuesta: No, porque cada raza tiene una serie de características y necesidades que debemos conocer para una convivencia armónica.

Lógicamente, elegimos el sexo (¿macho o hembra? Pues depende, no debemos descartar las hembras por el hecho de que tengan el celo, cuantas veces he escuchado:”una hembra no, que luego con el celo manchan”, pero aparte de tener complementos para que eso no ocurra, realmente eso no es un gran problema, al elegir una hembra en un principio estamos escogiendo que sea menos dominante, siempre es más probable que al elegir un macho nos podamos encontrar con este tipo de problemas, pero ojo, eso no quiere decir que todos los machos sean dominantes ni tampoco nos exime de encontrar una hembra que lo sea) y el tamaño (¿Grande, mediano, pequeño? Pues también depende, debemos saber que van a necesitar un espacio para ellos, y evidentemente no vamos a meter un Gran Danés en un piso de 20 metros cuadrados). Pero aparte de la importancia de lo dicho, escoger la raza adecuada para nosotros es fundamental, no debemos escoger por lo bonito que nos parezca el perro, debemos escoger por las necesidades del mismo. Al elegir la raza debemos conocer una serie de características:

¿Necesita mucho ejercicio físico?: Todos los perros necesitan ejercicio, pero algunas razas necesitan más que otras. Si no disponemos de mucho tiempo no elegiremos razas que demanden ejercicio como un pastor alemán o un malinois (entre otros). Claro, que si nuestro tiempo es bajar al perro tres veces al día 10 minutos cada vez deberíamos plantearnos tener otro tipo de mascota.

border_collie_cachorros

Cachorros de Border collie

¿Necesita ejercicio mental?: A todos los perros les tenemos que dar “algo que hacer” para cubrir sus necesidades, pero hay perros que nos exigen más. Puede que tengamos mucho tiempo y saquemos a nuestro perro una hora por la mañana, una hora al mediodía y dos horas por la noche (hablo de sacarles y que corran, no hablo de paseos con correa, si solo saco al perro a pasear y nunca le suelto nos dará otro tipo de problemas de los que hablaremos en otro artículo) y el perro nos siga demandando cosas. A parte de cubrir sus necesidades físicas debemos cubrir sus necesidades mentales. Razas como el border collie necesitan que les demos algo en lo que trabajar para estar sanos mentalmente.

¿Qué tipo de cuidados necesita?: Tenemos que pensar en el tiempo del que disponemos para acicalar a nuestro perro. Los perros con pelo largo necesitan más cuidados que los de pelo corto. Eso no quiere decir que los perros de pelo corto no necesiten acicalamiento, pero el tiempo requerido es menor.

¿Dónde vamos a elegir nuestro perro?: Esta toma de decisión es muy importante, podemos ir a una tienda, a un criadero e incluso adoptarle. La mejor elección (siempre que hayamos decidido comprar y no adoptar) es un criadero, aquí conoceremos a los padres y hermanos de nuestro cachorro. Además, en las tiendas normalmente están encerrados en cubículos donde hacen todo (dormir, comer, beber, hacer sus necesidades…) y puede acarrear problemas de hábitos higiénicos más adelante. El perro debe permanecer hasta los dos meses con su madre y hermanos, a partir de ahí ya lo podemos llevar a casa.

¿Qué cachorro  elegimos? Cuando vayamos a escoger nuestro cachorro (ya tomada la decisión de si queremos macho o hembra) lo veremos con el resto de sus hermanos. No debemos elegir el que se queda en un rincón y no viene a saludarnos o el que cuando nos ve se va corriendo para otro lado, tampoco escogeremos al que viene pisoteando a todos sus hermanos y mordiéndoles para llegar el primero. En el primer caso muy probablemente nos encontremos ante un ejemplar tímido que a la larga puede tener problemas (los ejemplares tímidos son más propensos a tener problemas de miedos. Eso no quiere decir que un perro tímido vaya a ser fóbico), en el segundo caso nos encontramos con un cachorro que parece que tiene su “carácter” (los perros fuertes de carácter tienden a ser “mandones” y puede acarrear consecuencias en la convivencia familiar). Debemos escoger a un cachorro que tenga la curiosidad de venir a saludarnos sin que muestre los signos dichos anteriormente.

Otra cosa muy importante y que debemos tener en cuenta es la personalidad que tenemos. A la hora de elegir una raza debemos pensar en la firmeza que podemos tener con el perro. Si somos demasiado flexibles no deberemos elegir una raza temperamental, escogeremos otra raza con menos carácter.

Ahora que ya tenemos al nuevo miembro de la familia debemos comenzar con su educación, pero de eso ya hablaremos en otro artículo.

Canela, adiestradora y especialista en corrección de conducta con 15 años de experiencia.

Share
Página visitada 3.221 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>