Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Ficha Estándar Fotos
shar_pei_cabeza2
El origen del Shar Pei se remonta al siglo II, cuando reinaba la dinastía Hang en China. Se cree que su origen son el Mastín Tibetano y el Chow Chow, con quien comparte muchas similitudes (entre ellas la lengua azul).
Su origen es difícil de fijar ya que no existen documentos que nos indiquen con certeza la fecha de aparición de esta raza. Gran parte del material que podría habernos ayudado a contestar nuestras preguntas fue destruido por el Emperador Chin Shih alrededor del año 255 antes de Cristo.
El Shar Pei vive desde hace siglos en la costa meridional de China. Allí por muchos años fue utilizado por los campesinos chinos como perro pastor para custodiar el rebaño, para la caza del jabalí, y como perro guardián.
Se piensa que la extrema pobreza de la gente en China, a raíz de la guerra, y la dificultad de conseguir reservas de víveres, debilitó las razas y causó su deterioro a través de todo el territorio.
Al tomar el poder los comunistas en los años 40, los perros domésticos fueron considerados un lujo, lo que en principio significó la aplicación de fuertes multas a todos los poseedores de perros de cualquier raza. Posteriormente, en 1947, se decretó que los perros debían servir como alimento, para combatir el hambre de la población. Hacia 1950 sólo unos pocos ejemplares de Shar Pei sobrevivían en Hong Kong y Macao.
En los años 60 un pequeño grupo de personas en Hong Kong da los primeros pasos a fin de preservar la raza ya casi en total extinción. Entre estas personas se destaca Matgo Law. Como primera medida iniciaron una recolección de Shar Pei, llevándolos a Hong Kong de tal forma que un programa para restablecer la raza pudiera ser desarrollado.
Estos aficionados, temiendo que algún día Hong Kong pasara a formar parte de China, y que por tanto todos los perros tuvieran el mismo final que sus progenitores, decidieron salvar la raza exportándola fuera del país. Para ello escribieron a Marjorie Farnsworth, que era editora de una revista llamada Dogs, que recientemente había publicado un artículo sobre razas en extinción.
En la carta, Matgo Law adjuntó fotografías y le detalló su programa. La carta terminaba con una petición de ayuda dirigida a los canófilos americanos. La publicación de la carta en la revista, junto con las fotos, supuso que el Shar Pei encontrara su salvación definitiva.
Se dice que la historia de la raza puede comenzar con la dinastía Han en China (desde el 206 antes de cristo hasta el 220 después de Cristo), así pues, estamos hablando de una de las más antiguas razas existentes. Acerca del lugar de origen se habla de Dah Let (Tai Leh), en la provincia china de Tung, aunque otras hipótesis dicen que el lugar podría haber sido la provincia de Fushan. Existen estatuas de esta época que nos pueden hacer recordar a los Shar Pei con la cola curvada y con una expresión similar a la que nosotros conocemos en la actualidad, aunque vuelvo a repetir son solo hipótesis.
Acerca de las razas de las que el Shar Pei desciende tampoco se conocen con exactitud; se piensa con mucha certeza que el Chow-Chow es relativo al Shar Pei, en parte por su pigmentación en tono azul de su lengua. Habitualmente se dice que solo estas dos razas tienen esta característica, esto es erróneo ya que hay otras razas asiáticas no conocidas que también la tienen pigmentada, otro animal con este color de lengua es el oso polar. Se puede decir que el Shar Pei o uno de sus antecesores, como pudo ser el Dah-Let Fighting Dog, fue usado como perro de pelea, con poderosos colmillos suficientes para rasgar la piel de su oponente y con un pelo duro y grasiento para que fuera difícil de rasgar por su oponente; la cantidad y flexibilidad de la piel también sería difícil de sostener por la boca del rival; la cantidad de arrugas era importante, ya que demasiadas arrugas y la piel se desgarraría con facilidad, así como pocas arrugas no darían al animal la suficiente protección. También era importante el tamaño de las orejas, debía ser lo suficientemente grande para tapar el pabellón auricular, ya que unas orejas grandes beneficiarían a su rival.
Share
Página visitada 1.007 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>