Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Sabueso español

Página visitada 4.315 veces.
Historia Estándar Fotos
sabueso_espanol_cabeza
Nombre: Sabueso español.
Otros nombres: Hound Pequeño Del Español, Chien Courant Espagnol, Spanischer Laufhund y Spanish Hound.
Origen: España.
Peso: Entre 24 y 25 Kg.
Altura: Machos 52-57 cm. y hembras 48-53 cm.
Color: Blanco y naranja, puros o mezclados entre sí.
Esperanza de vida: 12-14 años.
Carácter: Cariñoso, equilibrado y manso.
Aptitudes: Perro de caza.
Relación con los niños: Muy buena.
Relación con otro perros: Buena.
Alimentación: 375-400 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Algún cepillado ocasional.
Clasificación según la AKC: No reconocido.
Clasificación según la FCI: Grupo 6: Perros tipo sabueso, perros de rastro (exceptuando lebreles) y razas semejantes > Perros tipo sabueso.
Tamaño: Mediano.
Share
Página visitada 1.405 veces.
Ficha Estándar Fotos
sabueso_espanol_cabeza
La primera descripción de sabuesos peninsulares aparece en el “Libro de la Montería de Alfonso XI”, rey de Castilla, escrito durante la segunda mitad del s. XIV, que en su capítulo 39 habla de “cuales hechuras deben ser los sabuesos y las sabuesas”.
Posteriormente aparecen diversas descripciones de los sabuesos ibéricos en los sucesivos tratados de caza españoles de los siglos XV, XVI y XVII: “Tratado de la Montería”, “Discurso de la Montería” u “Origen y Dignidad de la Caça”.
Durante estos siglos los sabuesos españoles (decimos españoles por haber nacido en España, no porque aquellos perros fuesen un fiel reflejo de la actual raza Sabueso Español) se utilizaron sobre todo en la caza del oso y el jabalí en la Caza de Montería.
Su uso como perro de sangre fue muy generalizado entre los monteros dedicados al arte de la ballestería. Además desde muy antiguo se ha venido utilizando el sabueso español en la caza a traílla para concertar el encame de osos, jabalíes o lobos.
A medida que se fueron generalizando las armas de fuego y la caza mayor fue declinando, el uso del sabueso en el norte de España fue derivando hacia la caza menor, sobre todo a la caza de la liebre “a la vuelta”, aunque también ha seguido siendo utilizado sin interrupción en la caza del jabalí y el corzo.
Hoy en día la recuperación de las poblaciones de caza mayor en el norte de España ha hecho que de nuevo se haya vuelto a utilizar de manera masiva el sabueso español, ya estandarizado y uniformizado como raza desde 1982, preferentemente para la caza del jabalí, sobre todo en lo que en la tradición montera norteña se denomina la caza del jabalí a traílla.
Share
Página visitada 1.244 veces.
Ficha Historia Fotos
sabueso_espanol_cabeza
Aspecto general: Es un perro de talla media, eumétrico y longilíneo. De hermosa cabeza y largas orejas. Destaca el elevado perímetro torácico de la raza y el diámetro longitudinal que supera ampliamente la alzada a la cruz. De esqueleto compacto y fuertes miembros; de pelo fino, liso y pegado. De mirada dulce, triste y noble.
Proporciones importantes: Estructura longilínea.
Diámetro longitudinal ampliamente (7 – 10 cm.) superior a la alzada a la cruz.
Relación cráneo-hocico = 1:1, es decir igual en longitudes.
Temperamento/Comportamiento: Cariñoso y manso, es un hermoso animal, que en el combate con piezas de caza mayor demuestra poseer una bravura y valentía poco común.
Cabeza: Armónica, proporcionada con el resto del cuerpo y larga. Líneas cráneo-faciales divergentes. El conjunto cráneo-región facial visto desde arriba debe ser alargado y muy uniforme, sin dar sensación de hocico puntiagudo.
Región craneal.
Cráneo: De anchura media, siendo superior en los machos. Perfil convexo. La anchura del cráneo debe ser igual a su longitud. Visto de frente, debe ser abovedado. Cresta occipital simplemente marcada.
Depresión naso-frontal (Stop): Suave, poco acentuada.
Región facial.
Trufa: Grande, húmeda y con ventanas anchas y de amplio desarrollo. Su color oscila desde un marrón claro a un negro intenso, acompañando siempre al color de las mucosas.
Hocico: Perfil recto, admitiéndose ligera subconvexidad en el tramo terminal. Visto de arriba aparece moderadamente rectangular, disminuyendo su anchura en dirección a la trufa.
Labios: El superior debe cubrir decididamente al inferior siendo suelto y desprendido con moderación. El inferior forma comisura labial marcada. Las mucosas deben ser del mismo color que la trufa. Paladar del color de las mucosas con crestas marcadas.
Mandíbulas / Dientes: Mordida en tijera. Dientes blancos y sanos; caninos bien desarrollados; existen todos los premolares.
Ojos: Medianos, almendrados, de color avellana oscuros. De mirada triste, noble e inteligente. Párpados pigmentados del color de la trufa; mucosas adosadas al globo ocular, admitiéndose tenue relajación en reposo.
Orejas: Grandes, largas y caídas. De suave textura, forma rectangular y punta redonda; están insertadas por debajo de la línea de los ojos y penden libremente en tirabuzón. Sin ejercer tracción han de sobrepasar ampliamente la trufa. Red venosa visible y a flor de piel.
Cuello: Tronco cónico, ancho y potente, musculado y flexible. Piel gruesa y muy despegada, que forma papada marcada y suelta aunque no exagerada.
Cuerpo:
Decididamente rectangular, muy fuerte y robusto, de un gran perímetro torácico que ha de ser superior en 1/3 a la alzada a la cruz: alzada a la cruz 3, perímetro torácico 4.
Línea superior: Recta con ligera concavidad sobre la espalda y convexidad sobre el lomo, características de la raza, pero sin ensillamiento.
Cruz: Adelantada y simplemente marcada.
Espalda: Potente, ancha, de acusada longitud.
Lomo: Muy largo, ancho, poderoso y ligeramente elevado.
Grupa: Potente, ancha. Con tendencia a la horizontalidad. La altura a la grupa debe ser igual o menor a la alzada a la cruz: teniendo en cuenta la tendencia existente en la raza a ser elevada, se permitirá levemente.
Pecho: Muy desarrollado, ancho, profundo y alto, llegando ampliamente al codo. Punta del esternón marcada. Costillas con espacios intercostales de gran amplitud y redondeadas, que albergan una gran caja torácica.
Vientre y flancos: Vientre poco recogido, los ijares muy notables y descendidos y los flancos amplios.
Cola.
De nacimiento grueso e inserción media. Fuerte y poblada de pelo muy corto formando en la punta un pequeño pincel. En reposo su porte es ligero, curvado y bajo sobrepasando el corvejón; en trabajo y movimiento, es elevada en sable sin exceso y muestra un movimiento lateral continuo de vaivén. Jamás recta hacia arriba o descansando sobre la grupa.
Extremidades:
Miembros anteriores:
Perfectamente aplomados, rectos, paralelos; dan sensación de cortos y se aprecian claramente músculos y tendones. La longitud del antebrazo debe ser igual a la del hombro. Fuertes de hueso; con metacarpos potentes y codos bien adheridos al tórax.
Hombros: Escápula oblicua, redondeada, musculada y de longitud similar al brazo. Angulo escápulo-humeral próximo a los cien grados.
Brazo: Fuerte.
Codos: Pegados al tórax. Angulo húmero-radial próximo a los ciento veinte grados.
Antebrazo: Recto, corto y bien aplomado. De fuerte hueso.
Metacarpo: Fuerte de hueso y potente. Visto lateralmente poco inclinado.
Miembros posteriores:
Potentes, musculados y de excelentes angulaciones. Aplomos correctos, corvejones sin desviaciones, metatarso largo y pies fuertes. Proporcionan al perro la fuerza, agilidad y empuje necesarios para pisotear terrenos muy escabrosos y con notables desniveles.
Muslo: Fuerte y musculoso. Angulo coxo-femoral próximo a los cien grados.
Pierna: De media longitud, musculosa. Angulo femoro-tibial próximo a los ciento quince grados.
Corvejones: Bien marcados, con nítida apreciación del tendón. Angulo del corvejón abierto, cercano a los ciento veinte grados.
Pies:
Pies anteriores: De gato. Dedos apretados, falanges fuertes y altas. Uñas duras y fuertes; almohadillas amplias y resistentes. Membrana interdigital moderada y provista de pelo fino.
Pies posteriores: De gato, ligeramente ovalados. Más alargados que los pies anteriores. Presencia o no de espolones que suelen ser simples, rara vez dobles, admitiéndose su amputación.
Movimiento: El movimiento preferido es el trote, siendo largo, sostenido y económico, sin tendencia a la lateralidad ni ambladura. Se presentará especial interés a los codos y corvejones durante el movimiento. Existen durante la marcha tendencias naturales de la raza a caminar olfateando con cabeza baja.
Piel: Muy elástica, gruesa y de color rosado, desprendida por todas las zonas, formando algunas veces arrugas frontales en posición de cabeza baja.
Pelaje:
Pelo: Tupido, corto, fino y pegado. Repartido por el cuerpo hasta los espacios interdigitales.
Color: Blanco y naranja, con predominio de uno o otro color y distribuido en manchas irregulares bien definidas y sin moteado. El color anaranjado puede oscilar desde un tono más claro (limón) al tono rojizo fuerte amarronado.
Talla:
Altura a la cruz.
Machos: de 52 a 57 cm.
Hembras: de 48 a 53 cm.
Se admite un centímetro de tolerancia sobre la alzada para ejemplares de excelentes proporciones.
Faltas: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.
Perfil del hocico acarnerado, pero sin exceso.
Mordida en pinza; ausencia de algún premolar.
Párpados tan relajados que provoquen escasa conjuntiva visible.
Línea superior débil y distorsionada durante la marcha.
Elevación de la región del lomo, aunque permitida, no debe ser jamás exagerada.
Faltas graves.
Aspecto frágil.
Hocico puntiagudo en exceso o romo.
Prognatismo superior moderado. Ausencia de caninos o premolares, no debida a traumatismos.
Entropión o ectropión.
Oreja amputada.
Línea superior ensillada.
Alzada a la grupa muy superior a la alzada a la cruz.
Perímetros torácicos escasos.
Cola excesivamente elevada o apoyada sobre la grupa. Cola amputada.
Aplomos incorrectos, débiles o desviados.
Codos salientes durante la marcha o en estación.
Corvejones de vaca.
Braceos laterales durante la marcha.
Pelo ondulado, duro o semilargo.
Ladre.
Carácter desequilibrado, excesiva timidez, nerviosismo o agresividad.
Faltas eliminatorias.
Diámetro longitudinal igual o inferior a la alzada a la cruz.
Nariz partida.
Prognatismo superior excesivo. Cualquier grado de prognatismo inferior.
Pelo duro o largo. Pelo lanoso que indique mestizaje.
Ejemplares tricolores o con marcas fuego en hocico y miembros.
Share