Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Miedos

Página visitada 1.528 veces.

Muchas veces,  sin saber muy bien por qué  se ha producido, surgen miedos en nuestros amigos sin ninguna razón aparente. Los miedos o las fobias más frecuentes que nos podemos encontrar (ya explicamos en el artículo anterior la diferencia entre miedo y fobia) son miedo a la gente, a ruidos, a salir a la calle, a otros perros…, pero como los miedos y las fobias son la consecuencia de “qué” y “cómo” se aprende, se puede tener miedo a casi todo.

Una vez que ha surgido el problema ¿Cómo debemos actuar?  Lo primero que tenemos que hacer es enfrentarnos a la situación, el agente causante del miedo es percibido por nuestro perro como algo peligroso que le hace sentirse mal, por lo que tendremos que ver su punto de vista y no el nuestro (Aunque a nosotros nos parezca una tontería que si nuestro perro se encuentra con un señor con barba se ponga a dar saltos, ladrar o intentar huir entre otras cosas. A nuestro amigo le parece una situación de vida o muerte).

reganar_perro

Ante el miedo no debemos regañarle.

Teniendo claro esto, es importante no actuar alimentando el miedo del perro, por lo que nunca tenemos que hacer: Acariciar al perro si muestra alguna conducta de nerviosismo, hablarle intentando calmarle, ni regañarle ni castigarle. Si hacemos cualquiera de estas cosas lo único que haremos será aumentar el estado de angustia en el perro. Si le acariciamos o hablamos de manera relajada lo que estamos haciendo es llamar la atención del perro sobre el objeto del miedo y decirle: “Estate alerta, que eso que no te gusta viene por ahí”. Igual de malo será regañarle por su actitud, porque lo que el perro hace es relacionar algo que le da miedo con algo malo que le va a pasar, lo que aumentaría más su ansiedad.  La forma de actuar ante estas situaciones es permanecer totalmente neutro ante las estímulos causantes del miedo en el perro, si nuestro amigo ve que el resto de la “manada” permanece tranquila ante ese “peligro” será por qué no es tan malo ¿no?

¿Y cómo vamos resolviendo esos miedos? El trabajo principal para mejorar este comportamiento será la inundación controlada, esto se hace exponiendo al animal al objeto de la fobia a niveles controlables (tiene que aparecer cierto nerviosismo en el perro sin que llegue a aparecer angustia) Si en este trabajo aparece la angustia no lo estaremos haciendo bien (hablaríamos entonces de inundación de estímulos, cosa poco controlable que consiste en exponer al animal al objeto de la fobia hasta que deje de tener miedo. Evidentemente es complicado y si después de haber expuesto al animal no se ha superado lo que haremos es empeorar el problema. ¿Te imaginas a un perro con miedo a la gente en medio de la puerta del sol dando las campanadas de Nochevieja? ¿Qué pasa si después de que se haya ido todo el mundo el perro sigue en el mismo estado de pánico? Pues que el perro aparte de no haber superado su miedo, confirmará lo horrible que es la gente y tendrá más prevención la siguiente vez que se cruce con alguien.

acariciar_perro
Tampoco debemos acariciarle si tiene miedo

Si en el animal aparece angustia, lo único que podemos hacer es imponer al perro una conducta que le tranquilice. ¡Y cuidado! que le TRANQUILICE. Así que será inútil intentar acercarnos al perro (el perro va a huir, y si no tiene huida probablemente nos ataque), tampoco será muy útil sentarnos y esperar a que se acerque (¿Por qué  se va a acercar? Si así a lo lejos tiene todo controlado y en esa distancia no hay peligro). En cambio, si tenemos al perro con una correa larga (larga, 3 o 5 metros, no tenemos que meternos en su espacio  vital) y cada vez que intente huir no le dejamos pasar de la distancia de la correa, tensando un poco cuando intente huir y destensando cuando no lo intente, y por supuesto, sin dirigirnos al perro y mostrándonos neutros, nuestro amigo al final se dará cuenta de que si no huye no pasa nada, y que además no somos tan peligrosos como el creía.

Si el estado del perro es muy grave, probablemente también se necesite ayuda veterinaria para tratar al perro con los psicofármacos que sean necesarios, aparte del tratamiento comportamental.

El tratamiento entonces se basará en lo siguiente:

  1. Tratar el comportamiento del perro con inundación controlada y buscando conductas tranquilizantes en casos de angustia
  2. Tratamiento veterinario si fuera necesario
  3. Por supuesto, habrá que exponer al perro (dentro de lo que se pueda) al objeto de los miedos solo en las sesiones que se realicen.

También serán de mucha ayuda trabajos de olfato para disminuir la ansiedad que pueda generar el perro (tenemos que tener en cuenta que trabajar con el olfato para los perros es como el yoga en humanos)

Ahora que sabemos un poco más sobre miedos y fobias, lo fundamental es identificarlo, procurar no empeorar la situación y ponerse en contacto con profesionales (veterinario si hubiera que medicar al perro y especialista en conducta para tratamiento comportamental) que puedan planificar de forma adecuada el tratamiento de nuestro perro.

Canela, adiestradora y especialista en corrección de conducta con 15 años de experiencia.

Share
Página visitada 1.259 veces.

Muchas veces, se confunden los conceptos de miedo y fobia no llegando a distinguir entre uno y otro.

En primer lugar, vamos a explicar un poco la diferencia que hay entre ambos porque no es lo mismo sentir miedo (el miedo es una emoción primaria, que en grados moderados protege y ayuda a distinguir un posible peligro. Realmente, es una estrategia de autoprotección cuando hay una situación realmente peligrosa) que tener una fobia (en una fobia se desarrolla un miedo al miedo).

miedo

El miedo viene acompañado de algo a lo que se le teme

Los miedos, se basan en experiencias desagradables, son una consecuencias de “qué” y “cómo” se aprende. Cuando hay un miedo a objetos o situaciones, la vida del perro transcurre de forma normal hasta que aparece el objeto temido. Por ejemplo: Un perro que tiene miedo a los monopatines irá normalmente por la calle hasta que se encuentre con el objeto que le da miedo).

Las fobias en cambio, son un trastorno psicológico que genera un miedo exagerado, irracional e incontrolable ante ciertos estímulos. Los temores suelen ser infundados y no están desencadenados por una causa clara.

Las fobias también son aprendidas, la diferencia con el miedo es que la fobia es irracional, incontrolable e incapacitante. Este temor irracional, está acompañado de ansiedad cuando aparece el estímulo que genera la fobia. En las fobias, el estado emotivo va a ser siempre la angustia.

Las diferencias que existen entre la angustia y el miedo son que el miedo siempre se encuentra acompañado de algo concreto a lo que se le teme, mientras que en la angustia no se puede reconocer el objeto temido, es un miedo indefinido.

Las fobias impiden llevar una vida cotidiana normal, y a medida que empeora la fobia, el área de movilidad y la independencia se ven cada vez más restringidas. Por ejemplo: un perro con fobia a los monopatines es capaz de hacer sus necesidades en el descansillo con tal de no bajar a la calle.

Una vez explicadas las diferencias entre miedo y fobia ¿Cómo podemos evitar (o por lo menos minimizar) que nuestros perros las padezcan?

Vamos a exponer las causas por las que un perro puede tener miedo y llegar a convertirse en una fobia:

1. Cuando ocurren malas experiencias en cachorros: Muchas veces, un mal manejo del propietario del animal puede derivar en una fobia en este. Tirones de la correa, acercamiento obligado a personas a las que el perro no se quiere acercar (puede generar fobia a la gente), castigos mal empleados…

miedo2

Nunca debemos sobreproteger a nuestro perro

2. Cuando ocurre una mala experiencia en perros de cualquier edad: Si a un ejemplar adulto no le manejamos bien con la correa es difícil que desarrolle una fobia, en cambio, si le pilla un coche (por eso es importante llevar al perro atado en lugares que puedan ser peligrosos), si se pierde y le pegan una paliza, si utilizamos castigos brutales… entonces si puede desarrollar una fobia.

3. En la etapa de socialización, el perro está formando todas sus emociones en base a las experiencias que tiene, si esto se altera de alguna forma, no va a gestionar correctamente sus emociones y estas estarán alteradas. Esto puede ocurrir por varias causas: Porque el perro no tenga estímulos suficientes (perros que se críen sin tener contacto con gente, otros perros, otros animales, no van a tener suficiente información para formar su estructura emocional. Si bien, ya dijimos en el artículo del cachorro, que los estímulos hay que dárselos con periodos de descanso para que el perro pueda ir asimilando toda la información, si no lo hacemos así, también les podemos generar problemas de fobias), porque sobreprotejamos al animal (el cachorro tiene que tener malas experiencias en bajas intensidades que se solucionen de forma correcta, si no, no va a saber solucionar las experiencias negativas. Es importante dejar al perro que tenga estas experiencias siempre que no exista un peligro real. Por ejemplo: si viene un perro a oler a nuestro cachorro con buenas intenciones y este se esconde detrás nuestra, nos quitaremos del medio y dejaremos que sea él el que solucione esa situación), porque desprotejamos al cachorro (una cosa es  dejar que el perro tenga malas experiencias que pueda solucionar en intensidades bajas, y otra es dejar al perro que intente solucionar todo incluso en situaciones de peligro real. Si nuestro cachorro va a bajar un escalón de 10 cm., le dejaremos que lo solucione, pero evidentemente, no vamos a dejar que se caiga desde 2 metros. Igualmente, si viene una jauría de perros sin muy buenas intenciones, nos llevaremos al perro), y por malas experiencias con algo pueden tener fobia a otra cosa que se asocie a esa mala experiencia (Los perros son muy observadores, mucho más que nosotros, y pueden percibir situaciones que muchas veces se nos escapan. Por ejemplo: si el perro está pasando por un suelo muy incómodo para él, y se encuentra mal, y en ese momento pasa una bicicleta, el animal puede asociar la bicicleta a esa incomodidad, y si esto se repite puede desarrollar una fobia a las bicicletas).

Procurando evitar estas situaciones, podemos evitar que nuestros perros tengan este tipo de problemas. Si aun así, aparecen estos problemas, expondremos en el siguiente artículo como tratarlos.

Canela, adiestradora y especialista en corrección de conducta con 15 años de experiencia.

Share