Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Leonberger

Página visitada 1.919 veces.
Historia Estándar Fotos
leonberger_cabeza
Nombre: Leonberger.
Otros nombres: Pastor de Leonberg.
Origen: Alemania.
Peso: Machos: Entre 59 y 77 Kg. Hembras: Entre 45 y 59 Kg.
Altura: Machos: 74 a 79 cm. Hembras: 69 a 74 cm.
Color: Leonado con máscara negra sobre el hocico.
Esperanza de vida: 8-10 años.
Carácter: Leal, confiado, sereno y afectuoso.
Aptitudes: Perro rastreador, socorrista de montaña y de compañia.
Relación con los niños: Excelente.
Relación con otro perros: Muy buena.
Alimentación: 900-950 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Cepillados regulares.
Clasificación según la AKC: Misceláneo.
Clasificación según la FCI: Grupo 2: Perros tipo Pinscher y Schnauzer Molosoides y perros tipo montaña y boyeros suizos > Molosoides.
Tamaño: Gigante.
Curiosidades:
Debido a su buen carácter también es conocido como el gigante manso.
Share
Página visitada 1.031 veces.
Ficha Estándar Fotos
leonberger_cabeza
La raza Leonberger toma su nombre de la ciudad alemana de Leonberg, situada en la región de Wuntemberg, a escasos 15 kilómetros de Stuttgart.
Desde tiempos inmemoriales tienen lugar en esta bellísima y medieval ciudad un tradicional e importante mercado del caballo, y asiduamente en esa época se veían ejemplares de esta raza presentados para su posterior venta.
Igual que en otras muchísimas razas, el origen exacto del Leonberger permanece en el más oscuros de los mundos.
No se puede precisar exactamente la época en que el Leonberger fue sumiso a la voluntad del hombre, pero de todas maneras la domesticación se remonta a tiempos muy lejanos. Cierto es que no se puede hablar de la raza Leonberger sin hablar del Dogo del Tibet. Marco Polo ya habla en sus escritos de viajes, a su regreso del Tibet (1729), de este gran Dogo del Tibet en su visita a la corte del Gran Mongol, manifestando que eran grandes como asnos y que perfectamente podrían haber sido acariciados por el veneciano.
Este gran moloso de montaña existía, y existe todavía, en numerosas localidades de la cordillera del Himalaya, según la mayoría de los grandes expertos, le sitúan como ancestro de los molosos actuales.
En el diario de viaje del padre Huc al desierto de Gobi (1844), y más recientemente M. Segogne (1937), se describen a los descendientes actuales del Dogo del Tibet coincidiendo sus características con el Leonberger actual. Por tanto el origen bien podría ser el Dogo o el Mastín del Tibet con aportaciones del San Bernardo y del Terranova u otras razas de montaña. Este molosoide de montaña alemán tiene sus equiparaciones en casi todo el mundo. Véase el Montaña del Pirineo (Francia), el Mastín del Pirineo (España), el San Bernardo (Suiza), el Maremmano (Italia), el Komondor (Hungría), el Terranova (Canadá), el Charplaninatz (Yugoslavia), el Tchouvacg (Checoslovaquia), etc. En resumen, es muy razonable suponer que con las invasiones del Este a Europa, con la aportación de sus grandes perros de Mongolia y su cruce posterior con razas autóctonas se llegaran a fijar en todo el continente europeo.
Hay escritos ya en el año 1625 en las que se encuentran ejemplares en Austria, en el entorno de los príncipes de Metternich, cuyas construcciones son prácticamente iguales a la morfología actual del Leonberger. En 1771 existe constancia escrita de la venta de un perro Leonberger. Posteriormente serán favoritos de las cortes imperiales de Austria y su buen nombre se extenderá por toda Europa. La reina María Antonieta (de origen austriaco) poseía un Leonberger que medía más de un metro.
Sin embargo Werner Jocker en 1961 presentó en el Instituto de Cría e Investigación Genética y Psicología de la Universidad de Munich una tesis bajo la dirección del profesor H. Bauer, en cuyo trabajo, a parte de las consideraciones generales sobre la domesticación del Leonberger, desarrolla un estudio sobre la historia de la raza, del que se puede extraer lo siguiente: ” En Leonberg, Heinrich Essig (1808-1889), gran amante de los animales, consejero municipal de su ciudad, gozaba de una buena reputación en Alemania y en ocasiones de criadores de otros países. Su criadero llegó a ser muy famoso.”
Essig habría comprado una perra de raza Terranova de tipo Landseer y la cruzó con un ejemplar macho de raza San Bernardo de pelo largo. Los descendientes fueron reproduciéndose en estricta consanguinidad, pero Essig buscaba especialmente el color blanco, por lo que esta descendencia obtenida la cruzó con un gran macho de la raza Montaña de los Pirineos que casualmente poseía, y de esta manera el primer ejemplar “verdaderamente” Leonberger, según Essig, nacía en el año 1846. Según Kraus, el primer nombre utilizado para sus ejemplares era “Leonbardiner”, y no Leonberger. Genéticamente parece imposible obtener el manto leonado, máscara negra a partir de un Landseer (negro y blanco), de un San Bernardo pelo largo y un Montaña de los Pirineos.
Con una rapidez extraordinaria y un agudo sentido comercial, Essig durante largos años inunda Europa y el resto del mundo de ejemplares denominados Leonberger. Desde el zar Nicolás, al emperador Napoleón III y hasta países como Austria, América, Japón y un largo etc.
Los Leonberger comienzan a presentarse en exposiciones como Hambourg, donde obtienen los primeros premios individuales y en grupo. Hombres de ciencia como los doctores Haring y Jacer ensalzan la imagen de su excelente figura.
Hoy por hoy todavía se encuentran litografías antiguas ejecutadas a partir de los lienzos de los pintores animalistas de la época: Specht, Lautemann y Beckman, donde podemos contemplarlos.
Según diversos eruditos, Essig quería combinar las cualidades de varias razas de montaña hasta llegar a encontrar su perro “ideal”. Parece ser que su objetivo era solamente la venta de sus ejemplares a precios asombrosos para la época, promocionándolos hábilmente, situando ejemplares en casas de personajes de la alta sociedad y en países donde no había ninguna información de la utilización de razas de montaña, no pudiendo de esa manera verificar la autenticidad de la raza.
Esto se venía a unir a que Essig no entregaba ni estándar, ni pedigree, ni ninguna documentación, cosa realmente extraña, pues la entrega de documentaciones ya se practicaba en la segunda mitad del siglo XIX para la mayoría de las razas. Después de la muerte del consejero municipal Essig la gloria del Leonberger disminuiría vertiginosamente, no por defectos de la raza, sino por razones de cambio de moda.
Un articulo de un periódico austriaco del 25 de Marzo de 1870 daba fe de la alta consideración que la emperatriz de Austria Elisabeth (1837-1898) tenía de la raza Leonberger: “su majestad la emperatriz, desde su regreso de Roma, posee un magnífico perro Leonberger”.
Hay que reseñar que, según relato de la época, este Leonberger tenía un manto blanco deslumbrador, salvo las orejas morenas o castaño oscuro. Por lo tanto el color no había sido fijado aún en dichos años de 1846 a 1870.
Como conclusión, para no extendernos mucho, la tesis que más se aproxima a la realidad, o mejor dicho, la más admitida, situaría el origen del Leonberger con el Dogo del Tibet y con posteriores aportaciones del Terranova y del San Bernardo.
Share
Página visitada 937 veces.
Ficha Historia Fotos
leonberger_cabeza
Aspecto general: Cumpliendo con los propósitos de utilización originales, el Leonberger es un perro grande, fuerte, musculoso y a la vez elegante. Se caracteriza por su estructura corporal armónica y tranquilidad aplomada, consciente de su propio valor con un temperamento muy vivaz. El macho es especialmente poderoso y robusto.
Proporciones importantes: Relación de la altura de la cruz con la longitud del cuerpo = 9:10; la profundidad del pecho corresponde casi al 50% de la altura de la cruz.
Temperamento/Comportamiento: Como perro de familia, el Leonberger se adapta a las condiciones modernas de vida y habitación y resulta ser un compañero agradable que puede ser llevado a cualquier lugar sin causar problemas. Además, es muy amistoso con los niños y no es tímido ni agresivo. Como perro de compañía es un compañero agradable, obediente e intrépido en todas las situaciones que se presenten. Para lograr su naturaleza y fortaleza se necesita principalmente:
Confianza en sí mismo y una serenidad soberana.
Temperamento equilibrado mediano (impulso para juzgar).
Disposición para someterse.
Buena capacidad de aprendizaje y atención.
Ser insensible al ruido.
Cabeza: En su totalidad es más profunda que amplia y parece más larga que regordeta; la relación entre el hocico y la región craneal es de aproximadamente 1:1. La piel es adherente en todas las partes y no forma pliegues frontales.
Región craneal.
Cráneo: Visto de perfil y de frente es ligeramente arqueado; es fuerte correspondiente al cuerpo y las extremidades, pero no tiene apariencia pesada. La región posterior no es mucho más amplia que la región donde se encuentran los ojos.
Stop: Es claramente perceptible y moderadamente marcado.
Región facial.
Nariz: De color negro.
Hocico: Es largo, pero nunca termina en punta. La caña nasal es en correspondencia amplia, nunca hundida, sino mas bien ligeramente arqueada (nariz de carnero).
Labios: Adherentes, de color negro, con comisuras cerradas.
Mandíbulas/Dientes: Mandíbulas potentes con una mordida de tijera completa, regular y perfecta con buena adaptación de los incisivos superiores sobre los inferiores sin dejar espacio. Los dientes son implantados verticalmente en el maxilar, mostrando 42 dientes sanos de acuerdo a la fórmula dental (se tolera la falta del M3). Se permite una mordida de pinza; en el maxilar inferior no debe haber estrechez junto a los colmillos.
Mejillas: Poco desarrolladas.
Ojos: Color castaño claro hasta lo más oscuro posible, medianos, ovalados, ni hundidos ni saltones, ni muy juntos ni muy separados entre sí. Párpados adherentes, que no muestran la conjuntiva. El blanco de los ojos (parte visible de la dermis) no muestra enrojecimiento.
Orejas: De inserción alta y colocadas no muy atrás, colgantes, de tamaño mediano, pegadas y carnosas.
Cuello: Forma una curva ligera que continúa sin interrupción hasta la cruz. Es más largo que ancho; no tiene piel suelta ni papada.
Cuerpo:
Cruz: Pronunciada, especialmente en el macho.
Espalda: Robusta, recta, amplia.
Lomos: Anchos, potentes, bien musculosos.
Grupa: Amplia, relativamente larga, redondeada suavemente, en forma de transición progresiva hasta la raíz de la cola, nunca más alta que la espalda.
Pecho: Amplio, profundo, alcanza por lo menos hasta la altura del codo; no tiene forma de tonel sino más bien ovalado.
Línea inferior: Sólo ligeramente retraída.
Cola.
Provista de mucho pelo. Cuando está en pie la lleva colgada en línea recta; también durante el movimiento la dobla sólo ligeramente sin sobrepasar la línea de la espalda.
Extremidades:
Miembros anteriores:
Rectos, paralelos, no cerrados.
Hombros/Brazos: Largos, de colocación oblicua; entre sí forman un ángulo no demasiado obtuso. Poseen buena musculatura.
Codos: Pegados al cuerpo.
Metacarpos: Fuertes, firmes, vistos de frente son rectos y vistos de lado casi verticales.
Miembros posteriores:
Vistos desde atrás no están colocados en forma muy cerrada; son paralelos; las articulaciones tibio-tarsianas y los pies no presentan desviaciones hacia afuera ni hacia adentro.
Cadera: En posición oblicua.
Muslo: Bastante largo; colocado en forma oblicua, posee una fuerte musculatura. El muslo y la pierna forman un ángulo bastante marcado.
Articulación tibio-tarsiana: Potente, con un ángulo marcado entre la pierna y el metatarso.
Pies:
Pies delanteros: Rectos (sin desviaciones hacia afuera o hacia adentro), redondeados, compactos; dedos bien arqueados; almohadillas negras.
Pies traseros: Rectos, sólo un poco alargados; dedos arqueados; almohadillas de color negro.
Movimiento: Cubre el terreno, es balanceado en todas las andaduras; buen impulso y avance; tanto durante el paso como al trote, observado de frente y de atrás, conduce las extremidades en línea recta.
Pelaje:
Pelo: El pelo debe ser un poco suave hasta duro, bastante largo, pegado y nunca formar una raya; a pesar de poseer mucha lanilla interna se pueden reconocer las formas de su estructura corporal. El pelo es liso, aunque se permite que sea ligeramente ondulado; en el cuello y el pecho (sobre todo en el macho) se forma una melena; hay plumas visibles en los miembros anteriores y “pantalones” marcados en los miembros posteriores.
Color: Amarillo (color del león), rojo, pardo rojizo, también color arena (amarillo pálido, color crema) y todas sus combinaciones, aunque con máscara negra. Se permite que el pelo tenga puntas negras; sin embargo, el negro no debe ser el color básico del pelo. La palidez del color básico en la parte inferior de la cola, en el collar, en las plumas de los miembros anteriores y en los “pantalones” de los posteriores no debe ser exagerada para no trastornar la armonía del color básico. Se tolera una pequeña mancha blanca o una raya delgada blanca en el pecho y pelos blancos en los dedos.
Talla:
Altura a la cruz.
Machos: 72-80 cm., medida ideal 76 cm.
Hembras: 65-75 cm., medida ideal 70 cm.
Faltas: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados debe considerarse como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.
Perro tímido o agresivo.
Faltas anatómicas severas (p. Ej. miembros de vaca notables, espalda de carpa marcada, espalda muy vencida, desviación hacia afuera exagerada en los pies anteriores, angulación absolutamente insuficiente en las articulaciones del hombro, codo, rodilla y tibio-tarsiana).
Trufa parda.
Despigmentación excesiva en los labios.
Falta de dientes (exceptuando el M3), prognatismo superior y inferior; otras faltas en la mordida.
Ojos sin color café.
Ectropión, ectropión.
Cola demasiado enroscada o llevada muy alta y enroscada.
Almohadillas pardas.
Pelo enrollado o muy rizado.
Faltas de color (pardo con trufa parda y almohadillas pardas; negro con fuego; negro plateado; color venado).
Falta total de la máscara.
Demasiado color blanco (que alcaza desde los dedos hasta el carpo, mancha en el pecho más grande que una mano, color blanco en otros lugares).
Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
Share