Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

jubilado

Página visitada 7.383 veces.

Todo empezó en el mes de Diciembre de 2004. Llegué de trabajar y Elena me dijo que había visto un reportaje en la tele en el que contaban que la ONCE tiene perros jubilados de su trabajo de perros guía. Los jubilan cuando ya son demasiado mayores y tienen alguna enfermedad.
No tuvimos nada más que mirarnos para saber que íbamos a coger a uno, para darle una buena vida en su jubilación. Como bien sabes por experiencia propia es una vida muy dura, pues sois los ojos de una persona 24 horas al día, 365 días al año. Después de llamar concertamos una cita en el centro de la ONCE (creo recordar que en Boadilla del Monte) el día 5 enero.

2007-12-25_9

Rolo

tara_merlin_rolo

Tara, Merlín y tú en la nieve.

Llegamos a la hora concertada y comenzaron a enseñarnos a compañeros tuyos. La mayoría eran muy mayores y tenían una lista de medicamentos enorme (en algunos casos tomaban hasta 10 pastillas al día) que nos hizo rechazarles, pues no podíamos gastarnos tanto en medicinas (no sé si sabrás que vuestros medicamentos no los pasa la Seguridad Social). Entonces te vi, te movías muy gracioso aunque parecías algo perdido. Le pregunté a unos de los cuidadores por tu nombre, se llama Rolo me dijo. Entonces te llamé y viniste corriendo, pregunté tu edad y enfermedades. Me dijeron que tenías 10 años y medio y que estabas como un roble, pero te estabas quedando ciego. En ese momento Elena y yo tuvimos clarísimo que venías a casa con nosotros, Tara y Merlín. Tanto el veterinario de la ONCE como Luis, nuestro veterinario de confianza, nos dijeron que la operación de cataratas a tu edad no era nada recomendable, pues el post-operatorio era horrible, así que como bien sabes no te operamos.
Tras unos días de adaptación con tus nuevos compañeros Tara y Merlín, pasaste a ser parte de nuestra familia. Todavía recuerdo el día que te dijimos Rolo quieto, para que te quedaras en el patio mientras fregábamos la casa, y cuando salimos más de media hora después todavía seguías en la misma posición. Claro que nosotros acostumbrados a Tara y Merlín que se estaban quietos 5 minutos como mucho… Poco a poco fuiste perdiendo la vista, al principio no te chocabas con nada pero luego solamente veías los árboles o a nosotros, cosas grandes. Te llevábamos de excursión, como sabes nos encanta salir con vosotros al campo, y disfrutabas mucho sobre todo el día que os subimos a la nieve ¿recuerdas? Pero hace cosa de 2 años empezaste a no poder andar mucho, así que solamente te sacábamos a hacer tus cosas y eso sí seguíamos metiéndote en la piscina de casa para que hicieras ejercicio, cómo te lanzabas cuando te llamábamos, a pesar de no ver ya nada te fiabas de nosotros verdad cielo. Ya el año pasado no te metimos nada más que un día, pues no podías mantenerte en el agua y no tenías fuerzas para nadar. Algunas personas nos decían que te lleváramos a sacrificar, aunque yo siempre he tenido claro que mientras pudieses andar (anque fuese poco), comer y beber tú solito, jamás lo haría. En estos últimos meses has ido empeorando mucho, desde octubre más o menos ya te hacías tus cosas en casa todos los días y cuando nos levantábamos Elena y yo teníamos que fregar y recogerlo, pero no nos importaba, pues tenías problemas de riego cerebral y tomabas medicación para mejorar dicho riego, por eso a veces podías tirarte horas dando vueltas sobre ti mismo sin sentido (siento no poder haber remediado eso).

rolo2retocada

Qué guapo eras amigo.

El martes pasado, cuando te iba a sacar antes de cenar, ya no pudiste ponerte de pie, me costó más de un cuarto de hora conseguir que tus piernas te sostuvieran. Aunque luego saliste al campo, despacito, como siempre, pero dando tus saltitos cuando te cogía para que no te cayeras en ningún hueco dejado por los tractores. Me engañaba pensado que a lo mejor había sido una mala postura. A la mañana siguiente amaneciste tumbado en tu propia orina y tus heces, al contrario de lo que piensa mucha gente los perros no sois sucios, pues jamás hacéis vuestras necesidades cerca de la comida ni de donde dormís, pero tú ya no tenías fuerzas para evitarlo. Entonces me di cuenta que tu pobre cuerpecito no podía más. Quería levantarte a beber agua y no podías, esa no era vida para ti.
Ayer te llevamos a sacrificar. Ha sido uno de los peores días de mi vida, cuánto nos costó meterte en el coche y hacer ese camino hasta la clínica veterinaria. Cuando llegamos Luis nos preguntó si queríamos estar o no, y teníamos claro que no te íbamos a dejar solo. Nos explicó que no ibas a sufrir, que te quedarías dormido y tendrías una parada cardiorrespiratoria y no sufrirías nada (precisamente estábamos allí para evitar que sufrieras). Te puso una inyección y descansaste mientras Elena y yo te besábamos y abrazábamos.
Desde entonces, como podrás ver desde el cielo, donde seguro que estás, verás que no podemos parar de llorarte. Qué vacía está la casa sin ti Rolo. Las personas que no tienen mascota o la tienen como un juguete, no saben lo que se os puede llegar a querer, tengo el alma rota.
Por eso escribo este post dedicado a ti AMIGO. Tú nos has dado amor, nos has dado compañía, nos has dado cariño, y no has pedido nada a cambio. Solamente deseo que estés donde estés, sepas que lo hemos hecho para que no sufrieras. Espero que hayas sido feliz estos años a nuestro lado, pues queríamos darte una vida completamente feliz, que tenías bien merecida tras ser durante tantos años, los ojos de una persona. Hasta Merlín que sabes que es un gruñón, te comía a besos cuando te veía después de un ratín sin verte, al volver de ponerte vacunas por ejemplo.

TE QUEREMOS Y SIEMPRE ESTARÁS EN NUESTRO CORAZÓN AMIGO ROLO.

Share