Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

D’Carmocan

Página visitada 6.601 veces.

Si tomáis la decisión de adquirir un alaskan malamute tenéis que tener claro de antemano, que el cachorro se hará adulto en poco tiempo y que es una responsabilidad de por vida, por esto lo primero que tenéis que tener claro es, que no se trata solo de un capricho, y que sabéis la responsabilidad que conlleva traer a casa un animal que os necesitará el resto de su vida.

cachorros

Cachorros de D'Carmocan.

A la hora de educar a nuestro cachorro de malamute, debemos tener en cuenta que tenemos en casa un “ niño pequeño” al que hay que querer pero a la vez “enseñar”. Todo esto lleva su tiempo claro, no es cosa de pocos días, hay que repetir lo mismo bastantes veces, pero al ser tan inteligentes, aprenderán rápido.

Cuando traemos a casa nuestro cachorro de alaskan malamute, lo primero que tenemos que hacer es enseñarle cual va a ser su sitio en la casa, y ser nosotros quien le enseñemos la casa no él quien inspeccione todo, los primeros días hay que tener algo de paciencia con el cachorro, ya que estará algo asustado e intranquilo, puesto que lo hemos separado de todo lo que conoce, de su madre y hermanos.

El alaskan malamute es una raza muy inteligente y por suerte aprenden bastante rápido, eso sí, tanto lo bueno como lo malo, asi que tenemos que prestar especial atención a las normas que estableceremos, pensando en el futuro. No os aconsejamos que le compréis juguetes, pero si mordedores puesto que la primera etapa del cachorro suele morder todo lo que pilla, ya que cuando muda los dientes (sobre los 3 meses) le duele la boca y se alivia mordiendo.

Si lo tenéis en el jardín, debéis de quitar tanto macetas como todo aquello que tenga a su alcance y que os lo podrá romper y romperá con toda seguridad. Seguramente que os hará alguna trastada, si lo cogéis“ in fraganti” le tenéis que indicar NO, con fuerza, sin decir su nombre u  otras palabras (ejemplo, NO qué has hecho, esto no se hace), para que el perro comprenda que lo que está haciendo, en eso momento no está bien, debéis de repetirlo tantas veces como lo pilléis haciéndolo.

NO PERMITÁIS A VUESTRO CACHORRO, LO QUE NO OS GUSTARíA QUE HICIESE DE ADULTO.

Paco Macías, criador de Alaskan Malamute desde hace 15 años.
D’Carmocan Estudio y Selección de Alaskan Malamute.

Share