Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Cachorro

Página visitada 1.935 veces.

EL CACHORRO: EDUCACIÓN

¿Dónde está el servicio?: Tenemos que establecer unos horarios para sacar a pasear a nuestro perro, hay que tener en cuenta que un cachorro de tres meses no está preparado fisiológicamente  para aguantar muchas horas, por lo que el número de salidas en un principio debe ser entre cuatro y cinco (en un ejemplar adulto bastará con tres salidas) si queremos que aprenda rápido los hábitos higiénicos. Si no tenemos esa opción y solo podemos sacarle tres veces, podemos dejarle periódicos o empapadores. Es importante que el lugar elegido para que el perro haga sus necesidades en casa esté apartado suficientemente del sitio donde el perro duerme y tiene su comida y bebida (los perros son animales limpios que no hacen sus necesidades donde descansan y comen, pero si ponemos los periódicos o empapadores al lado del cuenco de la bebida, comida o al lado de su cama podemos alterar esa percepción).

También debemos saber que hay momentos en los que el perro no va a tardar mucho en hacer sus necesidades, esos momentos son: Cuando se despiertan, después de haber comido, cuando ha estado jugando o cuando ha tenido alguna situación excitante,… Si queremos  que aprenda más rápido el sitio correcto donde hacer sus necesidades podemos aprovechar para bajar al perro en esos momentos.

boyero_de_berna_cachorros

Lo mejor es NO castigar.

Una cosa muy importante es no castigar nunca al perro por hacer sus necesidades en lugares inadecuados, el castigo solo es eficaz si le pillamos “in franganti” y no es el mejor método para que el perro aprenda. La forma correcta es cuando veamos que el perro está haciendo sus necesidades o cuando se disponga a hacerlas le cortamos (sin muestra de enfado) y le llevamos al lugar correcto. Si el perro va a hacer por iniciativa propia sus necesidades al sitio elegido le premiaremos con un “muy bien”.  Evidentemente, no hace falta decir que dar al perro con un periódico o restregar el morro en sus necesidades entre otras cosas es completamente ineficaz y además perjudicial para la educación del perro.

Debemos saber que no todos los cachorros aprenden en el mismo tiempo, mucha parte depende del número de salidas y del momento adecuado de bajarle, pero otra parte también depende del ejemplar y de la madurez del mismo. No tenemos que hacer caso a la gente que te dice: “¿Todavía hace sus necesidades en casa?, pues el mío con su edad ya no hacía absolutamente nada”, cada perro es distinto y necesita su tiempo.

Es habitual oír a los dueños decir que su perro está mucho tiempo en la calle, incluso horas, y que no hace nada, y en cuanto llega a casa hace todas sus necesidades. Es normal, el perro se acostumbra al sustrato, y si siempre micciona y defeca en el suelo de la cocina, se aguantará y esperará a llegar a su “cuarto de baño”. Para que el perro empiece a hacer sus necesidades en la calle podemos utilizar un pequeño truco: Salimos a pasear (procurando coincidir con alguno de los momentos expuestos anteriormente), el perro se estará aguantando hasta llegar a casa (normal, es su cuarto de baño), en un momento dado nos iremos hacia casa y justo cuando vayamos a entrar nos daremos la vuelta otra vez (generaremos más ganas de hacer sus necesidades, porque ya está llegando al cuarto de baño), haciendo esto, llegará un momento en el que nuestro cachorro no se aguantará más y lo hará en la calle, en ese momento felicitaremos al perro con un “muy bien”

Lo importante es no desesperar y tener paciencia, porque todos los perros (a no ser que tengan algún tipo de problema) terminan haciendo sus necesidades en la calle.

El día a día: Aparte de los paseos, los juegos y la relación con otros perros y personas, tenemos que proporcionar a nuestro perro enriquecimiento mental, madurez y cierta autoridad.

Para enriquecer mentalmente a nuestro cachorro tenemos multitud de juegos: Juegos de olfato (en los que el perro puede buscar comida), juegos de buscar (podemos enseñarle a buscar un juguete y que nos lo traiga) y juguetes interactivos (estos son juguetes en los que el perro tiene que pensar cómo sacar la comida de dentro de los mismos). Evidentemente, tenemos que adaptar estos juegos a la edad y capacidad de resolver de nuestro cachorro.

pastor_polaco_de_podhale_cachorros

El juego con otros perros es fundamental.

Debemos empezar a dar cierta “madurez” a nuestro cachorro para que no tenga problemas de dependencia  porque esta, a la larga, puede tener consecuencias negativas. Tenemos que hacer que nuestro cachorro sea independiente,  no debemos saludarle excesivamente cuando lleguemos a casa ni despedirnos al irnos, no nos tiene que seguir a todas partes y no tiene que estar todo el día encima de nosotros. Para evitar esto una buena opción es un parque de cachorros, donde el perro permanecerá solo un determinado tiempo, también es viable acostumbrarle a un transportín y los juegos de olfato que impliquen alejarse de nosotros.

Es importante empezar a introducir autoridad en el cachorro, siempre de una manera que el perro lo entienda y adecuada a su edad. No podemos dejar que el perro nos gruña cuando está comiendo o tiene posesión de algo, si esto ocurre le reprocharemos su aptitud de la forma que lo haría otro perro (le daremos un pequeño empujón o le zarandearemos del pellejito, ¡siempre sin pasarnos, que es un cachorro!) No podemos dejar que el perro nos robe nuestra comida, si ocurre esto, actuaremos de la forma anteriormente dicha. También tenemos que tener en cuenta que siempre que vayamos a dar un premio a nuestro perro le tenemos que pedir algo a cambio, no puede conseguir todo por nada. Si actuamos de esta forma evitarnos “sorpresas” en un futuro.

Canela, adiestradora y especialista en corrección de conducta con 15 años de experiencia.

El cachorro: Educación (1ª Parte).

Share
Página visitada 1.452 veces.

EL CACHORRO: EDUCACIÓN

La educación  del cachorro es fundamental si queremos tener un adulto sano psicológicamente e integrado socialmente.

Debemos tener en cuenta una serie de datos muy importantes (hablamos de educación sin tocar el adiestramiento, este segundo punto también es interesante como parte de la educación del mismo porque nos va a permitir comunicarnos con nuestro perro, comenzar a realizar tareas en común y coordinarnos como grupo. Hablando lógicamente de adiestramiento de cachorro, ya que difiere un poco del adiestramiento de un ejemplar adulto):

Conociendo el entorno: Es fundamental sacar a pasear a nuestro perro para que conozca donde vive y los lugares por los que se a mover. Para ello tendremos en cuenta una serie de cosas:

rottweiler_cachorros2

La socialización es fundamental

– Tenemos que sacar al perro antes de los cuatro meses a la calle (entre las tres semanas y los cuatro meses aproximadamente se produce el periodo de impronta en el perro, este es fundamental porque el perro aprende a aceptar la proximidad de otros perros, otras especies y humanos sin mostrar respuestas de miedo. Una impronta deficiente puede producir gran variedad de problemas en el ejemplar adulto, pasando desde agresividades hasta fobias). Razonablemente tomaremos nuestras precauciones si nuestro animal no ha terminado el calendario de vacunación.

– Debemos presentar al perro todas las situaciones en las que se va a poder encontrar: pasear por la ciudad, conocer a otros “amigos” (perros, gatos…), conocer el parque, otras personas, niños… Es importante no saturar a nuestro perro, siempre que vayamos a presentarle algo después tiene que tener un periodo de descanso para recuperarse de tantas emociones nuevas, no queremos tener un adulto estresado por un exceso de estímulos.

– Nuestro perro tiene que explorar el entorno de manera “autónoma”, debemos dejar que se equivoque y que aprenda de sus errores. Ojo, esto no quiere decir que desatendamos al perro, no podemos dejarle equivocarse ante un peligro real; evidentemente no le dejaremos que mordisquee unos cables, pero si está “pesado” con otro perro (siempre equilibrado) y le da una pequeña regañina para que le deje en paz no pasa nada. No debemos sobreproteger ni tampoco desproteger a nuestro cachorro, si hacemos esto puede tener consecuencias negativas en el animal adulto.

bulldog_ingles_cachorro

Deben dormir en un lugar cómodo

¿Dónde duermo?: Tenemos que procurar un lugar cómodo a nuestro cachorro para su descanso, una buena colchoneta es la mejor opción (la podemos colocar dentro de un transportín o jaula de viaje si queremos que se acostumbre a permanecer dentro). Siempre que le proporcionemos una buena cama será más difícil que busque lugares más “cómodos” como por ejemplo el sofá, siempre que no queramos que el perro lo haga, si no nos molesta que el perro se suba al sofá, este también es una opción muy confortable. Si optamos por una caseta en el jardín (aunque, siempre según mi opinión, no creo que los perros deban dormir a la intemperie. Sobre todo cuando empiezan a ser “mayores” y tienen problemas típicos de esa edad),  además de una buena colchoneta debemos asegurarnos de que no pasa frio.

Canela, adiestradora y especialista en corrección de conducta con 15 años de experiencia.

El cachorro: Educación (2ª parte).

Share
Página visitada 3.260 veces.

EL CACHORRO: SELECCIÓN

Una vez tomada la “IMPORTANTE” decisión de adquirir un cachorrito (importante con comillas y mayúsculas, porque antes de tomar esa decisión tenemos que tener en cuenta muchas cosas: No es un juguete, es un ser vivo que tiene unas necesidades físicas, psíquicas, sociales y afectivas que hay que cubrir. Además, va a ocupar parte de nuestro tiempo) se nos plantea la duda de que perro elegir.

kuvasz_cachorros

Cachorros de Kuvasz

Hay una gran variedad de razas: grandes, pequeños, con pelo largo, pelo corto… y son todos muy bonitos. Pero ¿nos conviene cualquiera?, esta pregunta solo tiene una respuesta: No, porque cada raza tiene una serie de características y necesidades que debemos conocer para una convivencia armónica.

Lógicamente, elegimos el sexo (¿macho o hembra? Pues depende, no debemos descartar las hembras por el hecho de que tengan el celo, cuantas veces he escuchado:”una hembra no, que luego con el celo manchan”, pero aparte de tener complementos para que eso no ocurra, realmente eso no es un gran problema, al elegir una hembra en un principio estamos escogiendo que sea menos dominante, siempre es más probable que al elegir un macho nos podamos encontrar con este tipo de problemas, pero ojo, eso no quiere decir que todos los machos sean dominantes ni tampoco nos exime de encontrar una hembra que lo sea) y el tamaño (¿Grande, mediano, pequeño? Pues también depende, debemos saber que van a necesitar un espacio para ellos, y evidentemente no vamos a meter un Gran Danés en un piso de 20 metros cuadrados). Pero aparte de la importancia de lo dicho, escoger la raza adecuada para nosotros es fundamental, no debemos escoger por lo bonito que nos parezca el perro, debemos escoger por las necesidades del mismo. Al elegir la raza debemos conocer una serie de características:

¿Necesita mucho ejercicio físico?: Todos los perros necesitan ejercicio, pero algunas razas necesitan más que otras. Si no disponemos de mucho tiempo no elegiremos razas que demanden ejercicio como un pastor alemán o un malinois (entre otros). Claro, que si nuestro tiempo es bajar al perro tres veces al día 10 minutos cada vez deberíamos plantearnos tener otro tipo de mascota.

border_collie_cachorros

Cachorros de Border collie

¿Necesita ejercicio mental?: A todos los perros les tenemos que dar “algo que hacer” para cubrir sus necesidades, pero hay perros que nos exigen más. Puede que tengamos mucho tiempo y saquemos a nuestro perro una hora por la mañana, una hora al mediodía y dos horas por la noche (hablo de sacarles y que corran, no hablo de paseos con correa, si solo saco al perro a pasear y nunca le suelto nos dará otro tipo de problemas de los que hablaremos en otro artículo) y el perro nos siga demandando cosas. A parte de cubrir sus necesidades físicas debemos cubrir sus necesidades mentales. Razas como el border collie necesitan que les demos algo en lo que trabajar para estar sanos mentalmente.

¿Qué tipo de cuidados necesita?: Tenemos que pensar en el tiempo del que disponemos para acicalar a nuestro perro. Los perros con pelo largo necesitan más cuidados que los de pelo corto. Eso no quiere decir que los perros de pelo corto no necesiten acicalamiento, pero el tiempo requerido es menor.

¿Dónde vamos a elegir nuestro perro?: Esta toma de decisión es muy importante, podemos ir a una tienda, a un criadero e incluso adoptarle. La mejor elección (siempre que hayamos decidido comprar y no adoptar) es un criadero, aquí conoceremos a los padres y hermanos de nuestro cachorro. Además, en las tiendas normalmente están encerrados en cubículos donde hacen todo (dormir, comer, beber, hacer sus necesidades…) y puede acarrear problemas de hábitos higiénicos más adelante. El perro debe permanecer hasta los dos meses con su madre y hermanos, a partir de ahí ya lo podemos llevar a casa.

¿Qué cachorro  elegimos? Cuando vayamos a escoger nuestro cachorro (ya tomada la decisión de si queremos macho o hembra) lo veremos con el resto de sus hermanos. No debemos elegir el que se queda en un rincón y no viene a saludarnos o el que cuando nos ve se va corriendo para otro lado, tampoco escogeremos al que viene pisoteando a todos sus hermanos y mordiéndoles para llegar el primero. En el primer caso muy probablemente nos encontremos ante un ejemplar tímido que a la larga puede tener problemas (los ejemplares tímidos son más propensos a tener problemas de miedos. Eso no quiere decir que un perro tímido vaya a ser fóbico), en el segundo caso nos encontramos con un cachorro que parece que tiene su “carácter” (los perros fuertes de carácter tienden a ser “mandones” y puede acarrear consecuencias en la convivencia familiar). Debemos escoger a un cachorro que tenga la curiosidad de venir a saludarnos sin que muestre los signos dichos anteriormente.

Otra cosa muy importante y que debemos tener en cuenta es la personalidad que tenemos. A la hora de elegir una raza debemos pensar en la firmeza que podemos tener con el perro. Si somos demasiado flexibles no deberemos elegir una raza temperamental, escogeremos otra raza con menos carácter.

Ahora que ya tenemos al nuevo miembro de la familia debemos comenzar con su educación, pero de eso ya hablaremos en otro artículo.

Canela, adiestradora y especialista en corrección de conducta con 15 años de experiencia.

Share