Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Bulldog inglés

Página visitada 1.807 veces.

Mariana comparte con nosotros un vídeo de Gordo, su impresionante Bulldog inglés. Es genial como controla la tabla de surf.

Imagen de previsualización de YouTube
Share
Página visitada 977 veces.
Ficha Historia Fotos
bulldog_ingles
Aspecto general: Es un perro de pelo corto, complexión pesada, más bien bajo en estatura, ancho, poderoso y compacto. Cabeza mas bien grande en proporción a su tamaño, pero ninguna parte de su cuerpo debe tener un tamaño excesivo en relación a las otras, rompiendo así la simetría general, haciendo ver al perro deforme o interfiriendo con su capacidad de movimiento. Cara corta, hocico ancho, romo e inclinado hacia arriba. Perros mostrando problemas respiratorios son altamente indeseables. Cuerpo corto, de buena estructura, sin tendencia a la obesidad. Miembros fuertes, bien musculados y robustos. Posterior alto y fuerte pero algo más liviano en comparación con el pesado frente. Hembras no tan desarrolladas como los machos.
Temperamento/Comportamiento: Debe dar la impresión de determinación, fuerza y actividad. Alerta, valiente, leal, dependiente, valeroso, feroz en apariencia, pero poseedor de una naturaleza afectiva.
Cabeza: Vista de lado, la cabeza se ve muy alta y corta desde atrás hasta la punta de la nariz. Frente plana con piel sobre y alrededor de la cabeza, suelta y sutilmente arrugada, ni prominente ni sobresaliendo de la cara. En proyección los huesos frontales son prominentes, anchos, cuadrados y altos. Desde la depresión naso-frontal, un surco ancho y profundo extendiéndose hasta la mitad del cráneo, pudiendo seguir su trazo hasta el vértice. La cara, desde los huesos de la mejilla hasta la nariz, corta, con piel arrugada. La distancia desde el ángulo interior del ojo (o del centro de la depresión naso-frontal entre los ojos) al extremo de la punta de la nariz, no excediendo el largo de la punta de la nariz al borde del labio inferior.
Región craneal.
Cráneo: Cráneo grande en circunferencia. Visto de frente se ve muy alto desde el ángulo de la mandíbula inferior a la cima del cráneo, también muy ancho y cuadrado.
Depresión naso-frontal: Profunda, ancha entre los ojos.
Región facial.
Vista de frente, las varias propiedades de la cara, deben ser igualmente balanceadas hacia los dos lados de un línea central imaginaria.
Nariz: Nariz y narinas grandes, ancha y negra, bajo ninguna circunstancia de color hígado, roja o marrón; tope insertado atrás, hacia los ojos. Narinas grandes anchas y abiertas, con una línea bien definida, vertical y recta entremedio.
Hocico: Hocico corto, ancho, respingado, muy profundo desde el ángulo del ojo hasta la comisura de los labios. La arruga sobre la nariz no debe interferir con la línea descendente.
Labios: Belfos gruesos, amplios, pendientes y muy profundos, colgando completamente sobre los lados de la mandíbula inferior, no en el frente, los dos labios se juntan en el frente casi cubriendo los dientes.
Mandíbulas y dientes: Mandíbulas anchas, masivas, cuadradas, la mandíbula inferior proyectándose hacia adelante de la superior y volteándose hacia arriba. Mandíbulas anchas y cuadradas con seis pequeños dientes frontales entre los caninos, en una fila pareja. Los caninos bien separados entre si, dientes grandes y fuertes que no deben ser vistos cuando la boca esté cerrada. Cuando vista de frente la mandíbula inferior se ve exactamente debajo de la superior y paralela a ésta.
Mejillas: Mejillas bien redondeadas y extendiéndose lateralmente más allá de los ojos.
Ojos: Vistos de frente, situados bajos en el cráneo, bien separados de las orejas. Los ojos y la depresión naso-frontal están en una misma línea recta, en ángulo recto con el surco frontal. Bien separados, no obstante los ángulos externos dentro de la línea exterior de las mejillas. De forma redondeada, tamaño moderado, ni hundidos ni prominentes, de color muy oscuro, casi negros, no mostrando el blanco cuando se miran directamente de frente. Libre de obvios problemas de ojos.
Orejas: De inserción alta, es decir que el borde delantero de cada oreja (vista de frente) toque el borde del cráneo en su margen superior, de manera de que estén lo más separadas entre sí, lo más altas y separadas de los ojos como sea posible. Pequeñas y delgadas “orejas en forma de rosa” es correcto, es decir que las arrugas internas caen hacia atrás, el borde superior, frontal interno, curvándose hacia afuera y hacia atrás, mostrando parte del interior del canal auricular.
Cuello: De largo moderado, muy grueso, profundo y fuerte. Bien arqueado en la parte superior, con abundante piel suelta, gruesa y arrugada alrededor de la garganta formando papada en cada costado, desde la mandíbula inferior hasta el pecho.
Cuerpo:
Línea superior: Cae levemente hacia la espalda detrás de la punta de las escápulas (ésta es la parte más baja) desde donde la espina sube hasta el lomo (punto más alto que la cruz) curvándose nuevamente más repentinamente hacia la cola, formando un arco (llamada espalda de cucaracha) una característica distintiva de la raza.
Espalda: Espalda corta, fuerte, ancha a la altura de las escápulas comparativamente angosta en el lomo.
Pecho: Pecho ancho, redondeado lateralmente, prominente y profundo. Cuerpo con costillas bien definidas hacia atrás. Tórax espacioso, redondeado y muy profundo desde el tope de las escápulas hasta la parte más baja donde se junta con el pecho. Bien descendido entre las patas delanteras. De gran diámetro, redondeado detrás de las patas delanteras (no siendo plano a los lados, costillas bien redondeadas).
Abdomen: Abdomen retraído y no colgante.
Cola.
De inserción baja, saliendo más bien derecha y luego volteándose hacia abajo. Redondeada, lisa y desprovista de fleco o de pelo duro. De largo moderado, más bien corta que larga, gruesa en la base, afinándose rápidamente hacia una punta fina. Debe llevarla hacia abajo (sin tener una curva evidente hacia arriba en la punta) y nunca llevada sobre el nivel de la línea superior.
Extremidades:
Miembros anteriores:
Piernas delanteras muy fornidas y fuertes, bien desarrolladas, insertadas bien aparte, gruesas, musculosas y rectas y presentando un perfil más bien arqueado, pero los huesos de las piernas son grandes y rectos, no combados o curvados y cortas en proporción a las patas traseras, pero no tan cortas como para que la espalda parezca larga o como para entorpecer la actividad del perro y así estropearlo.
Hombros: Hombros anchos con escápulas inclinadas y profundas, muy poderosos y musculados dando la apariencia de estar pegados al cuerpo.
Codos: Codos bajos y bien apartados de las costillas.
Metacarpos: Metacarpos cortos, rectos y fuertes.
Miembros posteriores:
Piernas grandes y musculadas, en proporción más largas que las delanteras, como para elevar el lomo.
Piernas largas y musculadas desde el lomo hasta el corvejón; que es corto, recto y fuerte en su parte baja.
Rodillas: Rodillas redondeadas, vueltas levemente hacia fuera del cuerpo.
Corvejones: Corvejones de tal forma como para aproximarse uno al otro y separar a los pies traseros volteándolos hacia fuera. Metatarsos levemente inclinados y bien descendidos.
Pies: Delanteros, rectos y vueltos muy levemente hacia fuera, de tamaño medio y moderadamente redondeados. Posteriores, redondos y compactos. Dedos compactos y gruesos, bien separados arriba, haciendo que los nudillos sean prominentes y altos.
Movimiento: Peculiarmente pesado y constreñido, caminando con pasos cortos y rápidos sobre la punta de los dedos, los pies traseros no se levantan alto, pareciendo que rozan el piso, corriendo con uno u otro hombro relativamente avanzando. La solidez del movimiento es de suma importancia.
Pelaje:
Pelo: De textura fina, corto, pegado y liso (duro solo por lo corto y pegado, no de alambre).
Color: Sólido o tiznado, (es decir un solo color con hocico o máscara negra). Unicolores (que deben ser brillantes y puros de su tipo) como atigrados, rojos en sus varios tonos, bayos, leonados etc., blancos y partidos (es decir la combinación de blanco con cualquiera de los colores anteriormente mencionados) Color carne, negro y negro y fuego son altamente indeseables.
Peso:
Machos: 25 kg.
Hembras: 23 kg.
Faltas: Cualquier desviación de los puntos antes mencionados debe ser considerada como falta y la seriedad con la que esta debe ser tomada debe estar en proporción exacta a su grado y sus efectos sobre la salud y el bienestar del perro.
Se requiere a los jueces adherirse estrictamente a este estándar y tomar las siguientes faltas en consideración:
Arruga sobre la nariz sobresaliendo o cubriendo en parte la nariz.
Faltas eliminatorias.
Agresividad y extrema timidez.
Perros mostrando dificultades respiratorias.
Cola que creció hacia adentro de la carne.
Cualquier perro mostrando anormalidades física o de comportamiento debe ser descalificado.
Share
Página visitada 1.066 veces.
Ficha Estándar Fotos
bulldog_ingles
Casi todos los seres vivos y también las razas caninas han evolucionado con el paso del tiempo y resulta harto difícil identificarlas con sus más antiguos antepasados. Tanto su morfología como su conducta y temperamento se van adaptando a estas sucesivas etapas evolutivas de su especie. Y esto ha sucedido especialmente con la raza canina Bulldog, como vamos a poner de manifiesto. En nada se parecen los Bulldogs ingleses actuales a los del siglo XIII de que se tienen las primeras noticias. Aún persistiendo algunos antiguos rasgos característicos de la raza, su aspecto y comportamiento difieren sustancialmente de los de los ejemplares que hoy cuidamos como mascotas o vemos en los rings de los certámenes caninos. Los estudiosos de esta raza afirman que su origen reside en antiguos perros de pelea o de otras razas egipcias de tipo moloso. Estos se utilizaban en Gran Bretaña por sus excelentes cualidades para la protección de propiedades y rebaños. Hay otro grupo de estudiosos que no se atreven a hablar de su origen.
Hay quien piensa que estos perros fueron cuidados, en primer lugar, por los británicos y utilizados para la “presa de toros”, pasatiempo salvaje muy popular allí, tanto que llegó a ser considerado deporte nacional entre los siglos XIII y XVIII. Este espectáculo tenía lugar junto a combates de boxeo, y para igualar la pelea se ataba al toro a una argolla clavada en el suelo y un perro o grupo de perros sueltos apresaban y sujetaban al cornúpeta por las orejas y los ollares punto más delicado de los toros, por lo que los perros eran adiestrados para que atacaran allí, ante el delirio de los espectadores, que hacían fuertes apuestas. El espectáculo resultaba horripilante y con frecuencia muchos de los perros caían malheridos o, incluso, morían. En aquella época, por tanto, los Bulldog Inglés eran amaestrados como animales fieros, agresivos, fuertes y valientes. No prestaban ninguna atención ni valoraban para nada su belleza y conformación morfológica.
De ahí que el comportamiento de los animales de antaño en nada se parece al carácter de compañero leal y cariñoso, con que hoy admiramos a estos magníficos ejemplares. Del Ring de pelea al Ring de Exposición. A finales del siglo XVIII se empezó a criticar la “presa de toros” y el Duque Devonshire de Staffordshire abolió este deporte, pero como se seguía viendo a estos animales como máquinas de pelear se sustituyeron los toros por ratas, leones, monos u osos – la presa de osos llegó a alcanzar notoria popularidad, pero no perduró mucho tiempo por la carestía que suponía la importación de los osos-. Y por tanto, este deporte desapareció con el siglo XVIII. Con esto muchos pensaron que también desaparecería de la faz de la Tierra esta hermosa raza de perros ingleses, los Bulldog. Pero no fue así. Afortunadamente surgieron personas interesadas en su conservación transformándolos en una raza respetable y adecuada para convertirse en mascotas o animales de compañía en el propio domicilio familiar, olvidando su carácter agresivo y peleón.
De esta forma se pasó a la cría de ejemplares destinados a las exposiciones y certámenes caninos. Entonces aún resultaban muy inferiores a los actuales Bulldog. En su morfología física conservaban sus cualidades de perros de pelea, con un cráneo pequeño, hocico largo y cabeza sin arrugas. Parecían tullidos y que no disfrutaban de buena salud. En Inglaterra se creó el Bulldog Club con la intención de mejorar las cualidades negativas de los Bulldog. Esta fue la primera institución que intentó estandarizar la raza y para ello convocó el primer certamen de belleza canino en 1859. En esta época se redactaron varios estándares, aceptándose en 1865 en Londres el de Philo Kuon. La mayoría de los perros expuestos presentaban unos pies que se abrían y pisaban mal, arqueándose las extremidades. Además, los jueces de estos concursos tampoco acertaban en sus valoraciones, por lo que muy poco ayudaron a la evolución de la raza; incluso hoy en día se considera difícil acertar al valorar en los certámenes la belleza de estos perros, siendo imprescindible muchos años de experiencia para calibrar estas cualidades correctamente.
Es impensable reseñar fiablemente, sin que alguno se nos quede en el tintero, los perros ingleses y norteamericanos que a lo largo de estos últimos 200 años han aportado su granito de arena en la evolución de estos animales. Señalemos algunos: Monarca, Donald, Kinh Dick, Old King Cole, Crib, Rosa, Thunder, Sir Anthony, Brutus y Sancho Panza. De éstos en el siglo XIX Crib y Rosa fueron considerados como base del perro estándar Bulldog, por su tórax profundo, tono muscular, dorso cóncavo y cola de baja implantación. Crib era atigrado y blanco, “el mejor perro hasta le fecha”.
Se le utilizaba como perro guardián y como perro familiar o mascota. También cabe señalar algunos cuidadores importantes de la época: Mr. S. E. Shirley, Mr. G. Roper, Mr. R. J. Lloyd Price, Jesse Oswell, Mr. Clement y Mr. Henshaw. Hacia finales del siglo XIX alcanzaron gran fama de criadores en Estados Unidos e Inglaterra Robert Hortley, Charles Hopton, Walter Jeffries y Sam Woodiwiss. Uno de los primeros exhibidores de Bulldog fue James Links, que desde 1860 a 1864 participó en numerosos certámenes, a los que llegaron a concursar hasta 40 de estos ejemplares, entre los que destacó King Dick de Jacob Lamphier, que se paseó victoriosamente por muchas exposiciones, convirtiéndose en el primer campeón de belleza y primer Bulldog inscrito en el libro de los orígenes de la raza de Kennel Club, primer club británico del Bulldog.
La mayoría de los ejemplares eran exportados a los Estados Unidos, que tuvo gran importancia en el desarrollo de la raza. El primer Bulldog expuesto aquí fue Donald – un macho atigrado y blanco, propiedad de Sir William Verter- en 1880. Pero el primer campeón estadounidense en 1888 fue Robinson Crusoe. Diez años más tarde fue fundado el Bulldog Club of America, al que actualmente pertenecen unos 3000 aficionados caninos. Las guerras desencadenadas en el primer tercio del siglo XX afectaron negativamente a la evolución de la raza. Durante ellas se suspendieron todos los certámenes, y de 12.000 individuos se pasó a 8.000.Como criaderos influyentes de entonces, podemos citar: Merstham, Pearson y Cloyerleys, Mrs. Pearson del criadero Pearson Westall´s, primera mujer en presidir el English Bulldog Club en 1936.
Después de la segunda guerra mundial, surgieron nuevos criadores que lograron ir mejorando notablemente la raza. Es imposible señalarlos a todos y el grado de influencia que cada uno de ellos aportó a este objetivo. La mayoría de los campeones y criaderos de Bulldog derivan de perros ingleses. El número de sus ejemplares continúa ascendiendo lentamente y su popularidad es significativamente creciente en Estados Unidos.
En esta última década nuevas caras se han acercado a los rings de belleza con numerosas exposiciones en Estados Unidos e Inglaterra, que han causado la admiración de los espectadores con animales de una gran calidad y la aparición de líneas de prestigio. Muchos de ellos han actuado extraordinariamente dentro y fuera del ring de belleza. Hill Margaret Goodwin del criadero Britishpide ha logrado varios campeonatos, siendo el ejemplar más importante de todos el Ch. Ocbo Royal Heritage of Britishpide. Otros criaderos dignos de ser mencionados Pat y Norman Davis del criadero Ocobo; Brenda Price del criadero Esclusham, y a Meter y Jackie New del criadero New Rock.
Share
Página visitada 2.475 veces.
Historia Estándar Fotos
 bulldog_ingles
Nombre: Bulldog inglés.
Otros nombres: British Bulldog, Bulldogge, Bouledogue y English Bulldog.
Origen: Reino Unido.
Peso: Machos: Entre 23 y 25 Kg. Hembras: Entre 18 y 23 Kg.
Altura: 30-40 cm.
Color: Blanco, atigrado, castaño rojizo o castaño claro.
Esperanza de vida: 10-11 años.
Carácter: Noble, tranquilo y afectuoso
Aptitudes: Perro guardián y de compañia.
Relación con los niños: Excelente.
Relación con otro perros: Buena.
Alimentación: 400-450 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Algún cepillado ocasional.
Clasificación según la AKC: Grupo 3: Perros de compañía.
Clasificación según la FCI: Grupo 2: Perros tipo Pinscher y Schnauzer Molosoides y perros tipo montaña y boyeros suizos > Molosoides.
Tamaño: Mediano.
Curiosidades: De los antiguos antecesores del Bulldog ha sobrevivido una característica en los ejemplares actuales. Se trata de una aparente insensibilidad al dolor. Desde los pocos meses, los Bulldog son capaces de soportar dolores muy intensos sin dar señal alguna de sufrimiento. Hasta tal punto es así, que en las antiguas peleas contra toros, era relativamente frecuente practicar la amputación de una de sus extremidades mientras el perro permanecía impasible apresado al toro. Sus camadas son pequeñas, unos 4 cachorros, y es muy frecuente que el parto tenga lugar por cesárea (debido al tamaño de la cabeza). Las arrugas faciales se deben limpiar casi a diario. Basta usar un paño húmedo y un buen secado posterior. Es una forma fácil de evitar posibles infecciones por acumulación de bacterias.
Share