Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Bloodhound

Página visitada 6.161 veces.
Historia Estándar Fotos
perro_de_san_huberto_cabeza3
Nombre: Perro de San Huberto.
Otros nombres: Chien de Saint-Hubert, St. Hubert Hound y Bloodhound.
Origen: Bélgica.
Peso: Entre 40 y 48 Kg.
Altura: Machos 67 cm. y hembras 60 cm.
Color: Negro y fuego o fuego uniforme.
Esperanza de vida: 12-13 años.
Carácter: Fiel y afectuoso.
Aptitudes: Perro de rescate.
Relación con los niños: Muy buena.
Relación con otro perros: A veces agresivo.
Alimentación: 650-750 gr. diarios de alimento completo seco.
Cuidados: Algún cepillado ocasional.
Clasificación según la AKC: Grupo 2: Perros de rastreo y sabuesos.
Clasificación según la FCI: Grupo 6: Perros tipo sabueso, perros de rastro (exceptuando lebreles) y razas semejantes > Perros tipo sabueso.
Tamaño: Grande.
Curiosidades:
El sabueso de San Huberto es el perro con olfato más fino del planeta. Se ha documentado que son capaces de seguir un rastro de hasta quince días, a causa de la enorme sensibilidad de su olfato, causada por los pliegues internos de sus fosas nasales. Por esa razón se usa como perro policía en labores de rastreo.
Share
Página visitada 1.333 veces.
Ficha Estándar Fotos
perro_de_san_huberto_cabeza3
Tradicionalmente se ha considerado a los monjes del monasterio de San Huberto como los creadores de la raza, y que basaron su selección en los perros de caza que utilizaba el monje Hubert, fundador de la orden y que más tarde al ser canonizado pasó a ser el patrón de los cazadores. El rey Guillermo el conquistador llevó ejemplares de esta raza a Inglaterra cuando accedió al trono. Los descendientes de estos ejemplares fueron conocidos en el país como Bloodhound, haciendo referencia a la pureza de su sangre.
Cuenta la leyenda que un Noble muy rico cazaba en un viernes santo acompañado de un grupo de ruidosos perros, y a lo lejos pudo observar un ciervo y cuando se disponía a disparar vio dibujado en su cornamenta la imagen de la cruz de Jesucristo y desde entonces se retiro de su vida disipada para dedicar su fortuna a buenas obras.
Desde entonces se acostumbro regalar a los nobles, el mejor ejemplar de su amados perros. Actualmente la tradición se continúa, pero ahora se realiza un servicio religioso y se da la bendición a los ejemplares, continuándose con la exposición de la raza en la Comunidad de San Huberto Bélgica.
Después la raza fue introducida en los Estados Unidos donde una de sus misiones fue la de buscar y dar caza a los esclavos fugitivos. Durante muchos años el reconocimiento por parte de un Bloodhound era considerada prueba incriminatoria por los juzgados.
Share
Página visitada 1.248 veces.
Ficha Historia Fotos
perro_de_san_huberto_cabeza3
Aspecto general: Perro de caza y rastreador macizo de talla grande, el más poderoso de los perros de caza. Sus líneas son armoniosas y está dotado de huesos fuertes, de una buena musculatura y de mucha substancia, aunque sin dar la impresión de pesadez. Su estructura es alargada y el cuerpo tiene forma de un rectángulo. El conjunto es imponente y lleno de nobleza. Su actitud es solemne. La cabeza y el cuello llaman la atención por la piel abundante, flexible y fina que cuelga en pliegues profundos. Sus movimientos son impresionantes, más bien lentos y con cierto balanceo, aunque flexibles, elásticos y sueltos. Ninguna característica puede ser exagerada hasta el punto de romper con la armonía del conjunto, de dar una impresión de tosquedad, ni mucho menos de perjudicar la salud o el bienestar del perro. Como posibles exageraciones pueden mencionarse: ojos muy hundidos o muy pequeños; párpados distendidos; piel abundante y floja en exceso, con demasiados pliegues y muy profundos; demasiada papada; cabeza muy pequeña. Tampoco son deseables los perros grandes, de cuerpo muy pesado o muy macizo, ya que esto perjudica su utilización.
Proporciones importantes: Longitud del cuerpo/altura a la cruz: 10/9.
Altura del pecho/altura a la cruz: 1/2.
Longitud de la cabeza/longitud del cuerpo: 3/7.
Longitud de la caña nasal/longitud de la cabeza: 1/2.
Temperamento/Comportamiento: Es manso, tranquilo y gentil con las personas. Particularmente apegado a su amo. Tolerante con sus compañeros de jaula y otros animales domésticos. De temperamento más bien reservado y obstinado. Es sensible tanto a los elogios, como a las correcciones. Nunca es agresivo. Su voz es grave, pero no es ladrador.
Cabeza: Es el aspecto más característico de la raza; imponente, majestuosa y llena de nobleza. Es alta, pero estrecha con relación a su longitud, y larga con relación a la longitud del cuerpo. La estructura ósea es bien visible. Las caras laterales son planas y el perfil es cuadrado. La caña nasal es visiblemente paralela a la línea superior prolongada de la frente. La piel, fina y abundante, forma sobre la frente y las mejillas arrugas y pliegues profundos que caen cuando la cabeza está hacia abajo y se prolongan en los pliegues de la papada, que es sumamente desarrollada. En las hembras, la piel es menos abundante.
Región craneal.
El cráneo es alto, largo, más bien estrecho, y las caras laterales son planas. Las arcadas superciliares son poco prominentes, aunque pueden parecerlo. La protuberancia occipital es bien desarrollada y claramente saliente.
Depresión naso-frontal (Stop): Poco marcada.
Región facial.
Trufa: De color negro o castaño; siempre negra en los perros de color negro y fuego. Es ancha, bien desarrollada y las ventanas están bien abiertas.
Hocico: Alto; tan largo como el cráneo. Es ancho cerca de las ventanas de la nariz y de amplitud uniforme en toda su longitud. La caña nasal es o rectilínea o un poco arqueada (leve nariz de carnero).
Labios: Son bien largos y flojos. El labio superior cuelga sobre el inferior y forma al frente un ángulo recto con la caña nasal, lo cual imparte al hocico un perfil cuadrado. Detrás de las comisuras se convierten en belfos carnosos (menos pronunciados en las hembras), que se funden imperceptiblemente con la papada, que es abundante. El borde del labio superior desciende unos 5 cm más abajo que la mandíbula inferior. El borde de los labios está bien pigmentado de negro o castaño, según el color de la trufa.
Mandíbulas/Dientes: Dentadura completa, articulación correcta «en forma de tijera; dientes fuertes y blancos implantados uniformemente en unas mandíbulas bien desarrolladas. Se acepta la dentadura «en forma de pinza».
Mejillas: Hundidas y delgadas, sobre todo debajo de los ojos.
Ojos: Color pardo oscuro o avellana, de un tono más claro (ámbar) en los perros sin silla o manta negra. De tamaño mediano; ovalados, ni lagrimosos, ni salientes, ni hundidos en las órbitas, dejando así el iris completamente visible. Los párpados, sin irregularidades en su contorno, están adaptados normalmente al globo ocular. Se tolera sin embargo, los párpados inferiores algo distendidos, de manera que se vea un poco la conjuntiva. Las pestañas no pueden en ningún caso tocar los ojos, ni entorpecerlos. Su expresión es dulce, gentil y digna, la mirada un poco melancólica.
Orejas: Delgadas, y flexibles, cubiertas de pelos cortos, finos y aterciopelados al tacto. El pabellón es bien largo, sobrepasando al menos la extremidad de la nariz cuando se le coloca sobre la parte superior de la caña nasal. De implantación bien baja, a nivel de los ojos o más abajo, sobre los lados de la cabeza, cayendo en graciosos pliegues, enrocadas hacia adentro y hacia atrás (en forma de tirabuzón).
Cuello: Es largo, de manera que el