Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Historias de perros

Página visitada 1.751 veces.
ciccio-perro-espera-duena-italia-iglesia-san-donaci

Ciccio

Ciccio es el nombre de un perro que va todos los días a la Iglesia. Una vez dentro de la iglesia, se sienta frente al altar a esperar a su dueña fallecida.

Este perro es un pastor alemán de 12 años, que fue adoptado por una mujer que lo llevaba diariamente a la iglesia de María asunta (en la localidad de San Donaci, al sur de Italia), hasta que falleció hace dos meses.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 4.571 veces.

Hoy voy a contaros la historia de Lampo, también conocido como el perro ferroviario o el perro viajero.

En la estación de Campiglia Marittima, en la región italiana de la Toscana, podemos encontrar un pequeño monumento que representa un perro con la pata derecha extendida junto a una tapa de una ordenanza del ferrocarril dedicada a Lampo.

Lampo

Estatua de Lampo

La historia de Lampo comenzó un caluroso día de agosto de 1.953, cuando sin saber de dónde venía, llegó en un tren de mercancías a esta estación.

Elvio, que trabajaba despachando billetes, vio como de uno de los vagones saltó algo, y ese algo era Lampo. A primera vista pensó que era un chucho de lo más ordinario, pelo blanco con manchas de color castaño y de raza indefinida. Comprobó cómo el perro olfateó el aire, se estiró perezosamente, miró a ambos lados y se dirigió hacia una fuente cercana donde se puso a beber con avidez. Después se encaminó hacia la oficina de Elvio, moviendo la cola, ladrando y restregando su hocico contra el vendedor de billetes. Ese fue el comienzo de su amistad.

Desde aquel día, el perro se convirtió en compañero inseparable de Elvio, le seguía a todas partes por la estación e incluso le acompañaba al restaurante donde comía todos los días. Lampo también se hizo amigo del resto de empleados de la estación, que mostraban un gran interés por él. Decidieron llamarle Lampo, que en italiano significa destello o relámpago, aludiendo de esta forma a su inesperada aparición en la estación.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 6.354 veces.

Hoy os vamos a contar una bella historia de esas que solo nuestros amigos de cuatro patas pueden protagonizar. Es la historia de Lily y Maddison.
Lily, que ahora tiene 6 años, fue atropellada cuando era todavía una cachorra. A causa del accidente sus globos oculares quedaron gravemente dañados, hasta tal punto que su veterinario tuvo que extraerla los ojos. Fue entonces cuando Maddison, que tiene 7 años en la actualidad, se acercó a ella y entre ambas se forjó una relación muy especial.

Con la pérdida de los ojos, las perspectivas de vida de Lily no parecían muy buenas, pero nadie contaba con que Maddison se convertiría en su perro guía particular.

gran-danes-perro-guia-maddison4

Lily y Maddison

La pareja ha sido inseparable durante todos estos años. Al perder su vista, Lily ha desarrollado el resto de sus sentidos para saber cuándo tiene a Maddison cerca de ella. Duermen juntas y ellas entienden perfectamente sus ladridos. Maddison la cuida desde el fatal accidente, se pasea a su alrededor, caminando siempre cerca de ella y tocándola con su hocico para que Lily sepa a dónde ir.

Pero esta bella historia de amor animal pareció torcerse cuando los ancianos dueños de la inseparable pareja ya no podían seguir haciéndose cargo de ellas.

Ahí comenzó (Julio de 2.011) una campaña para buscar alguna familia que las adoptara.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 3.720 veces.

Hoy os vamos a contar la historia de Moro, el perro de los entierros.

Moro era un perro vagabundo, negro y delgaducho que vivía en el pequeño pueblo de Fernán Núñez (Córdoba) a finales de los 70 y principios de los 80. Pero una mujer mayor le cogió cariño y le ponía comida en la puerta de su casa. Hasta que Moro se pasó toda una noche aullando en la puerta de la casa. A la mañana siguiente el alguacil, extrañado, abrió la puerta de la casa encontrando el cadáver de la anciana. Moro continuó aullando y llorando en la puerta durante todo el velatorio. Además, cuando el ataúd salió de la casa hacia la iglesia, el perro se situó entre el féretro y la familia, y de la iglesia al cementerio lo hizo igualmente.

Sigue leyendo

Share
Página visitada 18.868 veces.

Según el libro “Caná. Caballo de Troya 9”  del escritor J.J. Benítez, Jesús de Nazaret tuvo un perro al que llamó Zal.

kuvasz2

Kuvasz

El perro fue un regalo de un amigo de Jesús, Yu, un chino que trabajada junto al maestro. Era un cachorrito de unos tres meses cuando se lo regaló, una preciosa bola de pelo blanco, con unos ojos muy vivos y oblícuos en color miel, casi ámbar. Era un perro parecido a los de la raza Kuvasz.

Sigue leyendo

Share