Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Llegan nuevas noticias sobre peleas clandestinas de perros en el sur Madrid.

El Centro de Protección Animal de Madrid, situado en Carabanchel, recibe constantemente animales abandonados que han sido maltratados tras haber sido utilizados en peleas de perros o como “sparrings”. “El número que llega así es constante. Es difícil detectar si vienen de combates, pero por las mordeduras se intuye”, afirman desde este centro.

También desde una clínica veterinaria de Vallecas indican que llegan muchos perros heridos con mordeduras de la zona del parque de Santa Eugenia que delimita con la avenida que lleva el nombre de este barrio y Camino de Vasares (Villa de Vallecas).

José, nombre ficticio de un “experto” en este tipo de peleas asegura que “ahora se han metido los gitanos y niñatos chuletas y se ha perdido la esencia“.

peleas_perros_los_berrocales

También dice este “señor” que “se les hace morder palos y mientras lo agarran con fuerza se les da vueltas en el aire para reforzar sus mandíbulas. No se sueltan. También se les pega con palos en el cuello y en el muslo trasero para endurecer su piel”.

El descampado de Los Berrocales, ubicado junto al Ensanche de Vallecas, es el sitio estrella para llevar a cabo estas salvajadas. Los apostantes llegan en sus furgonetas, colocan los vehículos en círculo en un punto y tapan los huecos con fardos de paja para cerrar la zona de lucha. Con los faros de los coches iluminan el «ring».

Indignante nos resultan la frialdad y la crueldad con la que esta gentuza gana dinero a costa del maltrato animal. “En cada pelea se puede sacar entre 200 y 600 euros si ganas”. “El negocio ahora está en manos de clanes gitanos. Cada familia tiene entre 10 y 12 perros de presa para competir“, según comenta José.

No hay denuncias.

Mario, otro vecino de Valdemingómez que ya ha rescatado doce perros, comenta: “Hasta llegar a su casa siempre veo por el camino perros de presa atados en condiciones deplorables; en casas de camellos. He llegado a contemplar un cachorro atado durante meses. En la calle, a la intemperie, sin agua, sin comer. Tenía las patas de atrás deformadas de no pasearlo. A los cinco meses desapareció. Seguramente porque ya era el momento de entrenarle de otro modo para las peleas. Cuando ya son adultos les ves cómo los pasean con cables al cuello, casi ahogándoles; muchos cosidos por todas partes. Su cuerpo parece un mapamundi, lleno de cicatrices. A estos perros no los sueltan si no están malheridos. Los únicos que abandonan son los galgos y chuchos maltrechos. Allí tienen hasta perros con sarna y para quitársela les rocían con gasolina. Sobreviven, pero de aquella manera”.

Mario afirma haber avisado en numerosas ocasiones este maltrato, pero “Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil me han dicho que si no tenía nada mejor que hacer“. Mientras, desde el Seprona afirman que en caso de que existan son hechos muy puntuales y ceñidos a grupos cerrados de delincuentes.

Políticamente no interesa.

Increíbles las palabras de un agente de la Policía Nacional, que denuncia que hay poco seguimiento policial. “La licencia y el seguro de razas peligrosas son un engaño. Al final se exigen a gente normal con afán recaudatorio. Se pueden llegar a imponer sanciones desde 250 euros hasta 2.500. Penarlo no tiene efecto ni beneficio económico. Lo único que se puede hacer es retirar el animal a esta gente, pero luego los roban de las protectoras por la noche, como la de Carabanchel y vuelven a sus manos”. Este policía añade que esta barbarie tiene difícil solución, pues “políticamente no interesa“. Además, lo único que pueden hacer los agentes es retirar el animal, pero luego los roban de las protectoras por la noche y el ciclo de muerte y crueldad vuelve a empezar.

Apuestas de 600 euros.

En cuanto a las cantidades apostadas Matilde Cubillo, presidenta de la Federación de asociaciones protectoras y de defensa animal de la Comunidad de Madrid, Fapam afirma que las apuestas “son bajas y pueden alcanzar los 600 euros, aunque existe un circuito nacional de peleas de perros en las que se pueden llegar a apostar hasta 100.000 euros”.

Desde tuamigoelperro.es condenamos a estas supuestas personas. Utilizar animales para ganar dinero a costa de su sufrimiento y de su muerte, además de las torturas a las que son sometidos para que peleen mejor, refleja una crueldad dentro de esos salvajes que no merece otra cosa aparte de nuestro rechazo.

Además instamos a la autoridades a que tomen las medidas oportunas y a que endurezcan las penas en estos casos. Esta barbarie no puede quedar prácticamente impune.

no_al_maltrato_animal

Share
Página visitada 2.472 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>