Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

El Refugio ha ganado una demanda interpuesta por una de las empresas de seguridad del Metro de Madrid, después de que la protectora denunciara las malas condiciones en las que estaban los perros de seguridad, afirmando que trabajaban más de 18 horas y hasta 24 días seguidos sin descanso.

perro_metro

Perros de seguridad en el Metro

La empresa Juper demandó a El Refugio por dañar su honor e imagen con esas afirmaciones. Pero el juez del caso ha concluido que la protectora “no dañó el honor de Juper cuando denunció que los perros de vigilancia del Metro de Madrid podían estar sufriendo maltrato”.

En 2.008 El Refugio inició acciones legales contra Juper, que aportaba perros a varias compañías de seguridad que prestaban servicios de vigilancia para la empresa Metro de Madrid. Denunció que varios de sus perros llegaron a sufrir heridas supuestamente producidas por el uso continuado de collares con objetos punzantes.

La protectora aportó como prueba las hojas de ruta de la propia Juper, que demuestran que algunos perros llegaban a hacer jornadas de trabajo de 18 horas ininterrumpidas, sin la alimentación adecuada, y sufriendo varias horas de transporte en jaulas reducidas y sin la ventilación necesaria. Además aportó programas de trabajo de una de las empresas de seguridad, que mostraban cómo algún perro llegó a trabajar 21 días seguidos sin descansar ninguno.

La protectora ha expresado su satisfacción por la resolución, si bien ha criticado que el fiscal haya calificado a los perros de “bestias”.

Juan Ignacio González Sanz, fiscal de Alcalá de Henares, aludió en su alegato a la condición de bestias de los perros, además de que justificó de algún modo que las heridas que sufrían los perros de vigilancia eran “las que sufre cualquier trabajador normal por desgaste en su trabajo”.

ignaciopaunero

Ignacio Paunero

Ignacio Paunero, presidente de la protectora ha afirmado: “Nosotros consideramos intolerable que personas con cargos de tal responsabilidad social hagan declaraciones que desprecian de forma evidente los derechos de los animales”.

Según indican desde El Refugio, Benito Pérez, presidente de la Asociación Española de Veterinarios Clínicos y contratado por Juper para la atención veterinaria de los perros, fue llamado a testificar y declaró que uno de los animales, llamado Lobo, presentaba heridas en el cuello causadas por un collar que le punzaba. Según el informe veterinario de la Comunidad de Madrid, podía volver a trabajar en 3 o 4 días, cuando sanase la herida. Pero según la experiencia de los veterinarios de la protectora, dicha herida puede tardar en curarse semanas, por lo que esa vuelta al trabajo premeditada no sería razonable.

Y yo me pregunto, ¿quiénes son las bestias en este caso?

Share
Página visitada 1.546 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>