Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Ficha Estándar Fotos
basenji4
En África es donde hay que buscar los orígenes del basenji cuyo nombre deriva del de la población de los “bashingi” en la región del río Congo. En realidad, es al este, en el corazón de la región boscosa del Ituri, donde se encuentran los primeros vestigios de esta raza. Hace unos cuantos milenios, este perro era el compañero de caza que preferían los pigmeos. Según afirma la leyenda, hasta era capaz de luchar contra los leones, aunque la realidad es mucho más modesta. Lo que en realidad cazaba el basenji eran aves y antílopes. Los africanos creían que el perro alejaba a los malos espíritus, y por eso le confiaron la guarda de sus chozas.
En esta parte del África tropical descubrieron los egipcios el animal. Después de adoptarlo, llegaron hasta a adorarlo, y así se convirtió el basenji en un perro sagrado. Como tal aparecía en los sepulcros pues se creía que acompañaba a los muertos en el más allá. Por otro lado, en un gran número de tumbas de 3.600 aJ.C. aproximadamente se han encontrado representaciones de una raza canina absolutamente idéntica a la del basenji actual. Además, durante un tiempo al basenji se le llamó “perro de Keops”.
Esto es todo lo que se sabe de la historia africana del basenji cuyo rastro se pierde hasta el siglo XIX. Hacia 1870, unos colonos ingleses volvieron a descubrir esta raza en una región situada entre el antiguo reino de Congo y Sudan. Pocos años después, en 1895, unos perros llamados “terriers del Congo” hicieron una sonada aparición en el National Cruft’s Show de Londres.
Pero esos perros importados contrajeron la enfermedad de Carré y murieron antes de que hubieran podido reproducirse. Otros seis ejemplares corrieron la misma suerte en 1923. Téngase en cuenta que en aquella época la enfermedad de Carré era desconocida en África y por consiguiente los perros que llegaban de este continente no ofrecían ninguna resistencia al virus.
El basenji no consiguió implantarse en Gran Bretaña hasta 1937 y en Estados Unidos hasta 1941.
Hay un punto en el que se debe insistir, el basenji es un perro de raza. Dicha precisión no tiene nada de superfluo, pues en África se encuentran muchos perros que se le parecen pero que en realidad son cruzados y mestizos. El basenji de verdad se reconoce bastante fácilmente porque tiene una particularidad que a priori es inimitable: no ladra sino que emite sonidos que son una mezcla de risa y “jodler” tirolés. Esta particularidad no la tienen los productos del cruce entre un basenji y cualquier otra raza. Los cruzados y los mestizos ladran, y eso no engaña.
Share
Página visitada 1.054 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>