Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Razas más visitadas

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Ficha Estándar Fotos
alano_espanol2
Algunos autores consideran el Alano Español desciende del antiguo perro llamado Alaunt que utilizaban los alanos tanto para la guerra como para el manejo de ganado vacuno, tumbando toros como buen can de agarre, desde la época del imperio Sármata en Asia central, en el siglo I de nuestra era. La existencia de alanos en España data de hace varios siglos, aunque no está muy claro cual fue su origen. Algunos creen que esta raza de moloso fue extendida por Europa por los alanos en el siglo IV y que fue llevada a la península Ibérica y al norte de África por los vándalos.
En 1350 publica el rey Alfonso XI su “Libro de la Montería”, y en el siglo XV se publica el “Tratado de la Montería”, anónimo, en el cual se realiza una profunda descripción somática del perro. Cuando se hablaba de perro alano todos sabían que se trataba de un presa corredor que para justificar su nombre debía reunir determinadas características: con cabeza fuerte, de proporciones longuilíneas, grupa alta y buenos huesos.
También su carácter quedaba claramente definido por su función de perro de agarre; “no tomando por hambre ni por premio, sino por naturaleza derecha que le dio Dios” (hoy lo llamamos instinto de presa). De lo que no cabe duda es de que estos perros estaban muy extendidos, como lo prueba su aparición en pinturas, por ejemplo los alanos que plasma Velázquez en La cacería del hoyo, que se encuentra en la National Gallery de Londres, los de Goya en su Captura de un toro o los de un grabado del romántico francés Blanchard. Asimismo son nombrados por Cervantes y Lope de Vega alanos de los tercios.
Llegada a España. Se cree, según la hipótesis más probable, que llegaron a la península Ibérica, acompañando al pueblo alano, poco después de la caída del Imperio Romano, sobre el siglo V. Se trataban de ejemplares robustos y primitivos, los alanos utilizados principalmente para la guerra, la caza y la ganadería. Más tarde, sus inmejorables cualidades psicofísicas (robustez, valentía y nobleza) hacen al alano jugar un notabilísimo papel como miembro de los ejércitos españoles, especialmente durante la conquista del continente americano.
Las primeras referencias escritas sobre el alano aparecen en el medievo, de la mano de Gonzalo de Beceo, en 1247. Datos más completos los encontramos en 1347, en el libro de la montería, de don Alfonso XI “El Justiciero”. Otras menciones de importancia sobre el alano, digna de mención se produce en Utrera en 1603, por parte de fray Francisco de Tamayo.
Share
Página visitada 1.862 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>