Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Una raza al azar.

Etiquetas

Categorías

Lo más visto

Síguenos en Facebook

Síguenos en Google+

Síguenos en Twitter

Hola soy Niña, una perrita muy linda, la alegría de mi casa, a la que llegué sin esperar. ¿Os cuento como llegué hasta ella?

Pues toda mi  historia comienza mucho antes que yo naciera… Mi familia humana, tenía por costumbre llevarse a casa a los perritos en venta de la tienda de animales del barrio, mi mamá humana y me hermano son alérgicos y no querían hacerse cargo de un animal por miedo a su salud, por eso se llevaban a pernoctar a los cachorros hasta que eran vendidos, los cuidaban y los alimentaba y de nuevo al empezar el día éramos devueltos a la tienda en busca de una familia que los comprara.

Niña durmiendo plácidamente

Pero llego el frío Diciembre y con él llegamos mi hermano y yo, mi mamá humana nunca pudo conocer a mi hermano, pues fue vendido tan solo llegar a la tienda. Pero ella llego tal y como acostumbraba … para ver cuántos perritos se llevaría esa noche a dormir, y se llevo la sorpresa que ese día,, solo había uno… yo. Entonces me llevo a dormir a esa casa, calentita y divertida, pues yo jugaba muchísimo con los chicos de la casa, estuve varios días, durante toda una semana en esa casa, y no llegaba nadie a la tienda interesado en mí. Bueno si… llegaban algunas personas que me querían como regalo de reyes, cosa que a mi mama humana, no le gustaba nada… A todo esto tengo que decir que soy tan simpática que mi mamá cada vez me tomó más cariño y me puso un nombre, Niña, al que yo contestaba tan pequeñita y todo que era y saludaba a todos los miembros de la familia cuando llegaban de la calle. Así, con esa estrategia me apoderé de la voluntad de todos ellos para que me dejaran en esa casa que tan feliz me hacía y tan buenos ratos de juego pasaba, me daban muy bien de comer, dormía plácidamente en un colchoncito que mamá tenía para los perritos, me cepillaban mi pelo y me lavaban el culito y todo cuando hacía mis cositas, esa ocasión no podía desperdiciarla, ¿no creéis?, así que seguí con mi estrategia y cuando mi mamá me llevaba a la tienda por la mañana me ponía a llorar cuando veía que se alejaba, y mi mamá comprendió que yo quería quedarme con ellos, así que un buen día le dijo a su amigo el de la tienda que no la llevaría más y que se quedaba conmigo para siempre.

Niña

Niña, qué guapa.

Soy una perrita super feliz, ya tengo casi cuatro años, peso 24 kilos pero me encanta jugar en el suelo con mis dos hermanos humanos a revolcarnos y lo pasamos genial. Soy una extraordinaria  compañera para mi mamá, eso me dice ella, que me adora, también quiero mucho a mi papi humano, duermo unas siestas magníficas en sus pies. Ahh, por cierto… olvidaba el tema de la alergia, creo que mi mama y mi hermano humano se han vuelto inmunes a mi pelo, jeje… porque ellos siguen siendo alérgicos. Todos los vecinos del barrio me saludan y me paran  en mis paseos diarios, y para todos tengo agrado. Mi mamá dice que se nota que soy una perra feliz, y que aun más feliz es ella…

Mamá: Adela.

Fotos de niña.

Share
Página visitada 1.470 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>